Fecha: 19 de noviembre                               Hora: 19 h.

 Lugar: Todos en casa                         

Resumen del libro

Dentro de la obra de Juan Marsé, Últimas tardes con Teresa ocupa un lugar especial y muy significativo, pues en ella se dan cita todos los elementos de su particular mundo narrativo, la geografía de su enorme talento. Ambientada en una Barcelona de claroscuros y contrastes, “Últimas tardes con Teresa” narra los amores de Pijoaparte, típico exponente de las clases más bajas marginadas cuya mayor aspiración es alcanzar prestigio social, y Teresa, una bella muchacha rubia, estudiante e hija de la alta burguesía catalana. Los personajes de esta novela a la vez romántica y sarcástica pertenecen ya, por derecho propio, a la galería de retratos que configuran toda una época. Hito de la literatura española contemporánea, esta obra consolidó internacionalmente el nombre de su autor.

Resumen de la sesión

Cuando uno de los intervinientes planteó que en la novela de Juan Marsé había distinguido tres aspectos para su análisis: social, político y rosa (por las diferentes relaciones habidas entre Maruja, Teresa y Hortensia con Manolo Pijoaparte), lo que provocó más discrepancias entre los asistentes fue el que la relación entre Teresa y Manolo tuviese la consideración de una historia de amor. Todo ello sin desmerecer los otros dos aspectos – social y político – que se le reconocen a la novela y de los cuales también hablamos como se verá a continuación. Pero en ellos, si hubo consenso total.

Antes de resumir las diferencias habidas por el tipo de relación, sería bueno recordar la procedencia de nuestro protagonista Manolo Reyes, conocido en el barrio marginal de El Carmelo, en Barcelona, como el Pijoaparte. Manolo era un charnego o “murciano” entendido este último término, según aclara el propio autor, como denominación gremial y no geográfica, ya que así se les llamaba a los inmigrantes del sur que vivían de apropiarse de lo ajeno y habitaban en los barrios marginales en la Cataluña de los años sesenta. El Pijoaparte llega a Barcelona desde Ronda (Málaga) buscando la ayuda de su hermanastro que vive en el barrio de El Carmelo y que tiene un pequeño taller donde desguaza las motos robadas que le proporciona El Cardenal, otro personaje, venido a menos por su edad, que controla a un grupo de delincuentes que trabajan para él y a los que se unirá el Pijoaparte. 

Para una de las asistentes no se puede considerar como novela rosa de la época, pero sí romántica, porque ve que la relación entre Teresa Serrat y Manolo es una historia de amor, aunque sea de verano. Pero volvamos a los hechos cronológicamente. También, y anterior a esta aventura, Manolo va a conquistar en una verbena a Maruja, la asistenta de los Serrat, que se enamora de él pero cuyo amor no es correspondido por este. Cuando la conoce, El Pijoaparte piensa que es una chica rica, por el ambiente donde se encontraba, y se cita con ella para el día siguiente. Maruja no aparece y un tiempo después la vuelve a ver, casualmente, cuando Manolo y su amigo Bernardo fueron a pasar un día de playa, con unas amigas del barrio, junto a la villa costera donde trabajaba Maruja. Tras deshacerse de sus amigos y pasar la noche con ella, al despertarse, ve colgadas en la habitación cofias, uniformes y delantales de servicio. Esta escena es de las más duras de la novela por la reacción que tuvo con Maruja despertándola a golpes al sentirse engañado, según él, ya que pensaba que era la dueña de la casa y viendo con impotencia que era una criada y que su situación económica  no iba a cambiar. Ante la pregunta de por qué siguió Manolo con ella una vez descubierto a qué se dedicaba, hubo quien planteó que lo hizo para utilizar a Maruja para robar dentro de la casa (de hecho ella lo tuvo que parar varias veces)  y otra opinión fue en el sentido de así poder acercarse a Teresa a quien ya había identificado como la hija de los dueños de la villa y con ello continuar con su idea de cambio social. Las visitas que Maruja hace a Manolo a El Carmelo y los planteamientos de una posible boda, muestran, según alguno de los asistentes, lo enamorada que estaba ella, y los requiebros de él, lo poco o nada que lo estaba Manolo. Su reacción  la noche en que Maruja pierde el sentido en la cama estando con él, saliendo huyendo de la casa, nos muestra los sentimientos que tenía por ella. Posteriormente Manolo no se preocupa por saber qué ha sido de Maruja (a quien dio por muerta cuando se marchó) y va a ser Teresa la que lo localice y le comunique que se encontraba hospitalizada tras una caída que tuvo cuando estaba con ella y Luis Trías y en la que se golpeó la cabeza. Le invita a que le  acompañe al hospital si quiere verla y él acepta. A partir de este momento se inicia la relación Teresa – Pijoaparte que tiene el siguiente análisis por los asistentes.

Durante todo el tiempo que Maruja estuvo hospitalizada y hasta su muerte, Teresa y Manolo se vieron diariamente, primero en el hospital y después por diferentes lugares de Barcelona donde tras largos paseos se fue consolidando una atracción mutua. Y es aquí donde aparecen las discrepancias. “Yo no he visto novela de amor por ningún sitio y romántica menos”. “Yo tampoco, salvo el interés de Manolo, al principio, por ligar a una niña bien y después que le ayude a progresar socialmente  y ella, porque era una universitaria “revolucionaria” que veía erróneamente en Manolo a un líder de clase obrera y entre sus amigos progres quedaba muy bien. Una cosa es la atracción física mutua y otra que estuvieran enamorados. Cada uno tenía sus intereses en esta relación.”  “Yo sí veo una historia de amor. Veo la ilusión entre dos jóvenes aunque cada uno tuviera sus intereses. Amor, aunque fuera de verano.” “A este tipo de relación es a la que me refería al principio, dijo alguien, cuando hablaba de una posible relación de amor entre Maruja y Teresa con Manolo, no a que el autor haya querido escribir una novela rosa, porque precisamente en los años cincuenta tienen mucha fama las novelas de Corín Tellado, siempre con final feliz, que relataban amores imposibles como el de Teresa y el Pijoaparte, pero en este caso, la novela de Mercé  tiene un final que no es el de una  novela rosa de la época al acabar cada uno por su lado, ya que esa relación era imposible por las diferencias sociales que había entre ellos.” “El de ambos no era un amor puro sino interesado. Manolo quería que el padre de Teresa o sus amigos le buscasen un trabajo y cambiar de estatus social; para ella, esta relación fue un triunfo porque por sus ideas políticas, estaba bien visto entre sus amigos universitarios tener una relación amorosa con un proletario.” “Yo pienso que Teresa se enamora del espléndido físico de Manolo, ya que viene de un fracaso sexual con su amigo Luis Trías. Ella había observado a escondidas la relación que mantenía Manolo con Maruja, la envidia, y en su subconsciente piensa sustituir a Luis por Manolo, lo que se vio facilitado por la hospitalización de Maruja.” “Para mí Teresa nunca estuvo enamorada de Manolo, lo estuvo de su atractivo físico y también le ayudó el que creyera que estaba involucrado políticamente. Por otro lado, cuando ella quería preguntarle cosas de su vida, él la callaba y hablaba de otros temas. Cada uno idealiza en el otro unos supuestos que no se pueden cumplir en la realidad, por eso la ruptura final.” “A favor – se comenta – está la carta de amor tan intensa que le escribe Teresa. Él va a buscarla tras su lectura aunque nunca llegará hasta ella porque, denunciado por La Hortensia, sería detenido por una pareja de policías y después encarcelado.” “Me gustó la venganza de esta denunciándole y haciéndole volver a la realidad. Aunque ella no se da cuenta que Manolo no está por nadie y que lo único que busca es resolver su situación.” Otro argumento contrario a que existiese enamoramiento entre Teresa y Manolo, fue la conversación que mantuvieron Luis Trías y este cuando el Pijoaparte salió de la cárcel y coincidieron en un bar que frecuentaban los amigos de Teresa. Luis le comenta que Teresa le había dicho, entre risas,  que lo habían encarcelado, que ella había terminado sus estudios, llevaba una vida social muy intensa y, le insinúa, que había sido un entretenimiento para ella. Manolo, se marchó sin responderle. “Si aquella historia de amor hubiese sido cierta se hubiesen buscado al salir Manolo de la cárcel”. Otra opinión. “Esa relación no podía ser; tenía que terminar así. Es que las diferencias sociales eran tremendas; fue un experimento de verano, algo inconsistente que se mantuvo vivo mientras Maruja estuvo en el hospital.” Dentro de este apartado  rosa de la novela, se resalta la relación de Hortensia (La Jeringa) sobrina de El Cardenal, con Manolo. Hortensia estaba enamorada de él y se lo había demostrado en muchas ocasiones ayudándole cada vez que lo necesitaba. Se recordó una frase de Manolo. “Si La Hortensia hubiera conducido un deportivo como el de Teresa, enamorarse de ella hubiese sido más fácil; hubiese sido amor y del grande”. Para Manolo era más importante el cambiar de estatus que el amor por Hortensia.” “¿Historia de amor? No. El Pijoaparte es un arribista que quería salir de su ambiente como fuese.” Para finalizar, alguien resaltó que los amores auténticos que hay en la novela, son los de Maruja y Hortensia hacia Manolo, pero no el de Teresa.

El aspecto socio político está más entremezclado en la novela. “Marsé hace una crítica despiadada a esos chicos universitarios, representados por Luis Trías y la misma Teresa, que querían cambiar la sociedad mientras disfrutaban de todas las comodidades.” “Para mí este aspecto ha sido lo más importante. He visto la novela entera como una crítica social de la época. Por eso no veo tanta historia de amor. Lo veo como algo pasajero, experimental para ella y para él una forma de cambio social. Ha podido más esa parte de crítica político-social. “¿Y no podemos unir lo socio-político con el romanticismo?”  “Debemos ver normal el que tengamos diferencias de apreciación. Yo lo veo más como un relato de las diferentes clases sociales de la época: burgueses, obreros, universitarios, barrios pobres… y lo politizada que estaba la universidad, cuyo líder Luis Trías era un niño de papá. Hace una crítica a estos universitarios progres, empezando por la misma Teresa que iba a esas reuniones conduciendo un coche deportivo.” “Hay una crítica social muy fuerte, de lo mejor de Marsé. Las diferencias entre los dos mundos que representan Teresa por un lado y Maruja y la Hortensia por otro, están muy bien reflejados, así como los dos barrios: el rico, San Gervasio y el pobre, El Carmelo. Estos dos mundos quedan perfectamente descritos. Los veraneos y villas de las clases pudientes, las verbenas populares, las calles y casas de El Carmelo…” “Yo quisiera destacar que El Pijoaparte es el único que quiere cambiar su destino entre los de su clase. Todos se conforman con lo que la vida les ha ofrecido: su hermanastro, El Cardenal, Bernardo, La Hortensia… aunque la realidad nos muestra que sea imposible ese cambio social. Creo que es un mérito de Manolo el luchar para que el padre de Teresa o sus amigos le busquen un trabajo y  poder salir de ese ambiente.”

El final no es el propio de las novelas rosas de la época, ya que estas acababan todas bien, por lo que parece que al igual que hace una crítica de los estudiantes progres y la burguesía catalana, también lo quiere hacer de las novelas rosas de tanto éxito entonces.

La acción dura un año y tres meses a partir del verano del 1956, continuando con un último capítulo dos años después cuando El Pijoaparte sale de la cárcel. La narración es en tercera persona (habla el autor), con monólogos interiores de los personajes y, a veces en segunda persona. Utiliza la ironía, que a veces se convierte en sarcasmo, por lo que esta obra se considera una sátira de la sociedad de ese momento.

Respecto a las opiniones sobre el libro, a todos nos ha gustado, aunque algunos reconocen que al principio les resultó difícil de leer porque emplea un lenguaje muy profundo y poético. Describe personas, objetos o acciones de forma precisa, utilizando mucho los paréntesis aclaratorios y abusa de adjetivos y otros recursos  literarios, motivos por los que algunos de los participantes  justificaron que tuvieron que releer muchos párrafos para su comprensión.

La novela estuvo censurada, ya que toda la obra de Juan Marsé fue revisada hasta el extremo por el Régimen franquista dadas las tendencias marxistas del autor al que  se le conocía como el “escritor obrero”. Son curiosas las observaciones que se le hicieron para justificar la prohibición de su publicación: la novela precisaba “una revisión detenida” por su “inmoralidad” y “clasismo” además de recomendarle al autor que cambiara una serie de palabras, “pechos” por “senos”, sustituir el término “muslos” por un neologismo, suprimir “el fino bigotito de alférez provisional” para no ofender a los militares… Lo curioso es que a la censura le preocuparon más los detalles inmorales que los políticos. Y con la hipocresía que había en esta época y cómo fue la adaptación de los charnegos a la sociedad catalana, finalizamos el análisis de la novela. Por último  una de las asistentes nos recomendó la lectura de “El amante bilingüe”, también de Juan Marsé, donde se analiza la doble identidad cultural y lingüística catalana.

Próximo libro: “Las maravillas”                                 Autora: Elena Médel

Fecha: 17 de diciembre                                                Hora: 19h.

Lugar: Todos en casa (Google Meet), salvo que cambien las condiciones de la epidemia y pueda ser presencial.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
error: Contenido protegido