Fecha: 25 de junio                                                       Hora: 20 h.

Lugar: “Centro Cultural Azucarera”                           Torre del Mar

Resumen del libro

El público y la crítica se rindieron ante la frescura, la plasticidad y la viveza de una prosa en apariencia ligera que, como en los mejores folletines decimonónicos, alimenta una trama envolvente y compleja en la que campan unos personajes que despiertan la curiosidad y estimulan la imaginación. Ambientada entre 1927 y 1933, esta continuación de las peripecias de la familia Péricourt (“Nos vemos allá arriba” 2013) se inicia con el funeral del patriarca Marcel, una ceremonia multitudinaria a la que asiste todo aquel que es, o aspira a ser, alguien en París. Sin embargo, las cosas no pintan demasiado bien para Madeleine, la heredera del ingente patrimonio familiar. Al suicidio de su hermano Édouard, el héroe desfigurado, el encarcelamiento de su ex marido estafador y la muerte de su padre, se añade la delicada situación de su hijo Paul, un niño de siete años que acaba de sufrir un horrible percance. Así, en este momento tan vulnerable de su vida, Madeleine debe ponerse al mando de una entidad financiera con la más que dudosa ayuda de un apoderado resentido, un tío codicioso y gris con aviesas intenciones y un joven amante con ínfulas de periodista. Y todo ello en un ambiente de secretos, traiciones, chantajes y artimañas en el que buscadores de fortuna y politicastros sin escrúpulos medran sin control, ajenos a la inminente quiebra bursátil e inconscientes de la hecatombe bélica que se cierne sobre Europa.

Resumen de la sesión

Espacio nuevo para nuestra despedida del Club de Lectura 2019/20: el Centro Cultural instalado en el edificio de la Antigua Azucarera, gestionado por la Tenencia de Alcaldía de Torre del Mar y a quien queremos agradecer las facilidades dadas. Curso extraño  este último en el que, de repente, tuvimos que cambiar nuestro lugar habitual de reuniones en el Hotel Torremar, celebrándolas  “Todos en casa” a través de wasap primero y de Meet de Google  después, debido a la pandemia. De todas formas nuestro objetivo literario ha quedado más que cumplido ya que no hemos dejado de estar en contacto todos gracias a los libros. La ilusión pudo más que el virus.

Iniciamos la sesión comentando la información que teníamos sobre el autor, Pierre Lemaitre. Nacido en París en 1951, profesor de Literatura francesa y norteamericana, estudió también Psicología, lo que pensamos le ha ayudado bastante a describir de forma fantástica a los personajes de sus obras, una de las características más llamativas de Lemaitre. Tras escribir “Nos vemos allá arriba”, por cuya obra fue muy reconocido y premiado, escribió “Los colores del incendio” que comentamos hoy y a la que se añadirá “El espejo del sufrimiento” para completar la trilogía que se titulará “Los hijos del desastre”. Según nos comentó una de las asistentes a la tertulia, Lemaitre en una entrevista, manifestaba que en Francia había muy pocas novelas que trataran sobre la ocupación de  los nazis a raíz de la Segunda Guerra Mundial. Que él pensaba que este tema para los franceses era considerado como tabú. Alguien opinó que podría ser porque una gran mayoría de franceses colaboraron con el Gobierno que instauró Hitler en Francia, mientras que otra parte se opuso desde la Resistencia. Se comentó que sin embargo en Alemania, sí se ha escrito sobre lo que ocurrió en su país y eso les ha servido de catarsis. Incluso en España ha habido mucha literatura sobre nuestra Guerra Civil. Alguien opinó que su obra tiene mucho éxito  porque es un escritor de masas que escribe sobre lo que a la gente le agrada; lo que les interesa. Escribe sobre historias que les gustan a todos. Hace lo que a la gente le gusta y lo hace bien.

A continuación iniciamos el  análisis de la obra con una pregunta ¿Es creíble su argumento? Pero  matizando que no se puede desligar el tema que se trata en la novela del momento histórico en que tiene lugar. La primera opinión considera que no es muy creíble que una mujer sola, Madeleine, aunque tenga la ayuda del Sr. Dupré, pueda ejecutar la venganza a estos tres protagonistas: al Sr. Joubert (administrador de su fortuna), a Charles Pericourt (su tío) y al que fue preceptor de su hijo, André Delcourt. Emplea mucha astucia, ¿pero tiene tanta capacidad? Además, dijo, el tema de las venganzas no me va. A lo mejor ciertos lectores- manifestaba -, pueden sentir satisfacción porque así “pagaban” por el daño que le habían creado anteriormente a Madeleine. Para que un libro guste, – es otra opinión – el principio debe ser sorprendente y su final apasionante. Aquí el final es predecible. A mí no me ha gustado porque la historia no me ha parecido real. Otra opinión se centra en lo creíble de la intensa amistad de la cantante de ópera Solange Gallinato con Paul, el hijo de Madelaine, que tenía ocho o nueve años de edad. Alguien sugiere que pudiera influir en esta amistad su situación personal (estaba sin movilidad tras una lesión en la columna vertebral) y una intensa relación epistolar que le convierte en un gran admirador de la cantante y un recíproco cariño por parte de ella.

Y lógicamente, también hubo opiniones diferentes. Para mí – se dijo – la situación y el comportamiento de los personajes que rodean a este argumento, son creíbles. En la primera parte aparecen muy bien definidos todos ellos y cuando llega la segunda parte, donde se ejecuta la venganza, tú ya los conoces perfectamente y sabes cómo van a actuar. Aquí se observa el análisis que como psicólogo hace el autor de cada uno de los protagonistas. La trama sí me parece interesante y engancha, por sus personajes. Interesante también la similitud que tiene esta obra con “El Conde de Montecristo” de A. Dumas de quien se siente admirador Pierre Lemaitre. En este caso se cambia héroe por heroína. Una mujer de la que en los inicios de la novela no se espera nada especial, ya que es postergada hasta por su propio padre que la considera incapacitada para el mundo de las finanzas. Se resalta que una persona como Madeleine (una hija de papá de vida simple) sea capaz de urdir un plan maquiavélico de venganza para recuperar la fortuna que le quitaron y castigar a quien abusó de su hijo. También hay quien opina que el determinismo social condujo a los avatares de los personajes y si la credibilidad es cuestionable en algunos, no así ocurre con la verosimilitud del conjunto, muy lograda por escarbar en las bajas pasiones humanas.

Se destacaron el abanico de personajes, tanto femeninos (Madeleine, Lèonce, Solange Gallinato, Vladi, Hortense y sus hijas Rose y Jacinthe) como masculinos (Gustave Joubert, André Delcourt, el Sr. Dupré, Charles Pericourt, Robert Ferrand, Jules Guilleteaux), todos perfectamente definidos por el autor. Para uno de los asistentes ninguno de los protagonistas sale bien parado, aunque, en general, el personaje de Vladi resultó simpático. No me identifico con ninguno de ellos pero el autor busca castigar a los que hicieron el mal a través de la venganza de Madeleine y eso es una manera de identificarse con el público.

Todos coinciden en que la novela tiene su momento clave cuando Madeleine descubre  que Lèonce, casada ahora con Gustave Joubert, lo estaba también con su “amante” Robert Ferrand. Y también se resalta el paralelismo de aquella época (1.927-1.933) con la actual  (¿o podremos decir de siempre?) a través de los comportamientos del Banquero Gustave Joubert, el político Charles Pericourt o el Director del periódico Jules Guilloteaux. Tráfico de influencias, uso de información privilegiada, enriquecimiento ilícito, fraudes fiscales, evasión de capitales, publicar información falsa pagada, etc. O la doble vida que llevaba el preceptor de Paul, André Delcourt.

Hay quien no está de acuerdo con la venganza planeada por Madeleine y los métodos empleados para llevarlos a cabo, especialmente con los medios empleados contra el preceptor de su hijo. Pero otros sí lo están como castigo al complot urdido entre Lèonce, Gustave Joubert, Charles Pericourt y Jules Guilloteaux para arruinar a Madeleine y salir beneficiados todos ellos de una u otra forma.

Su estilo es fácil de leer, destacando la definición de sus personajes perfectamente encasillados cada uno en su papel, así como una excelente labor de documentación. En esta historia de traiciones y venganzas donde el autor combina tragedia y comedia, están también presentes la crisis económica de 1.929 y  los inicios del nazismo y el fascismo lo que nos ayuda a conocer un poco mejor este período de la  historia europea.

0-o-0-o-0-o-0-o-0

Próximo libro: “La sospecha de Sofía”                         Autora: Paloma Sánchez Garnica

Fecha: 15 de octubre                                                      Hora: 20h.

Lugar: “Hotel Torremar” de Torre del Mar               

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies