Golpéate el corazón – Amélie Nothomb

Golpéate el corazón – Amélie Nothomb

Fecha: 18 de marzo                               Hora: 19h.                          

Lugar: Centro Cultural  “La Azucarera”  de Torre del Mar                           

Resumen del libro

Marie, joven belleza de provincias, despierta admiración, se sabe deseada, disfruta siendo el centro de atención y se deja cortejar por el galán más guapo de su entorno. Pero un embarazo imprevisto y una boda precipitada cortan en seco sus devaneos juveniles, y cuando nace su hija Diane vierte sobre ella toda su frialdad, envidia y celos. Diane crecerá marcada por la carencia de afecto maternal e intentando comprender los motivos de la cruel actitud de su madre hacia ella. Años después, la fascinación por el verso de Alfred de Musset que da origen al título del libro la impulsará a estudiar cardiología en la universidad, donde se topará con una profesora llamada Olivia. Con ella, en la que creerá encontrar la anhelada figura materna, establecerá una ambigua y compleja relación, pero Olivia tiene a su vez una hija, y la historia dará un vuelco inesperado… Esta es una novela de mujeres. Una narración sobre madres e hijas. Una fábula contemporánea deliciosamente ácida y malévola sobre los celos y la envidia, en la que también asoman otras complejidades de las relaciones humanas: las rivalidades, las manipulaciones, el poder que ejercemos sobre el otro, la necesidad que sentimos de ser amados…

Resumen de la sesión

Iniciamos la sesión recordando uno de los asistentes dos de las características que tienen en común todos los libros de la autora Amèlie Nothomb: el protagonismo de las mujeres con complejas relaciones entre ellas (celos, envidias, dominación, maltratos psicológicos, desamparo…) y el papel secundario de los hombres dentro de sus historias. También se quiso apuntar por parte de otra de las participantes, pero ya referida a esta novela, que buscando información sobre ella leyó que se podía catalogar como “un punto medio entre la obra de Grimm y la de Freud, un cuento para adultos, ácido y malévolo, una fábula conmovedora y cruel.”

Para analizar la novela, según las opiniones de l@s asistentes, podríamos dividirla en dos partes considerando los dos momentos principales vividos por Diane, su protagonista: desde su nacimiento hasta que decide estudiar medicina y desde que conoce a Olivia, profesora de la Facultad, hasta el  final de la novela.

Surgió la pregunta que se repite en casi todas las reuniones: ¿es creíble lo que se relata?; ¿hasta qué punto es real la existencia de este tipo de personas y situaciones? Y hubo diversidad de opiniones…

 “El que una madre llegue a tener celos, incluso odio hacia su hija, existe. Otra cosa es el porcentaje de casos. A mí, lo que me parece extraño es la diferencia de trato de la madre, Marie, con sus dos hijas, Diane y Celia. A la mayor ni la miraba, mientras que de la pequeña no se separó hasta que pudo entrar en la guardería. Al niño, Nicolás, que fue el segundo, lo trató de forma normal, por eso fue el único que no estuvo traumatizado en la infancia”. “El problema de Marie -comentó alguien- lo tenía ya desde soltera pero no porque se considerara la más bonita del pueblo, sino porque disfrutaba provocando la envidia y los celos de los demás; ahí radicaba su maldad”. “Ella era una ególatra tremenda y su primera hija, al nacer, le quitó todo el protagonismo. Para unas personas ese comportamiento es extremo, pero existe.” “Yo creo, que el problema de la relación madre – hija se provoca porque al quedarse embarazada tan joven (19 años), su hija le roba la juventud, y por su belleza, el protagonismo”. “Ahora se tienen los hijos más mayores, pero antiguamente se tenían más jóvenes y por eso veo creíble esta historia.” ”Yo no la veo normal.  En un porcentaje mayor de casos no sucede, pero que pueda ocurrir, sí. En otras novelas leídas (“Las maravillas” o “Como agua para chocolate”), hemos conocido también casos en los que existían problemas parecidos de relación entre madres e hijas.” “Al igual que también  puede ser real la diferencia de trato entre dos hijas o entre hijos e hijas. No sé si puede influir el tenerlos con diferentes edades o por otras situaciones.” Se analiza la diferencia de trato entre ambas hijas, pues con el niño no hubo un trato tan especial, justificándose que el trato maternal tan exagerado con Celia pudo ser debido a diferentes factores: no querer perderla como le había pasado con Diane, también por la edad de la madre cuando tuvo la segunda hija lo que le hizo comportarse de otra manera, porque descubriese la maternidad tardíamente o porque pudiera madurar y pensase que  si antes no había disfrutado de su hija, ahora lo iba a hacer con esta. “O quizá su egoísmo fue el que le hizo actuar así” apostilló alguien. Se destaca el hecho de que sean los abuelos maternos los que detectan el problema de los celos de la madre hacia su hija y así se lo hacen saber al padre cuando este acude para pedirle que se queden con la nieta durante el día, debido a la depresión, que según él, sufría la madre tras el parto.

Otro aspecto que produjo dudas en algún@s de los asistentes fueron las reflexiones que la autora pone en boca de Diane sobre su madre cuando tenía cinco años. Es imposible tener esa madurez, se dijo. Diane recuerda el único momento de atención y cariño que tuvo su madre hacia ella, a raíz de un sueño en el que Marie pensaba que Diane había muerto y se lanzó hacia la cuna para abrazarla y besarla de forma apasionada. Esos abrazos y el olor de su madre se le quedarían grabados para siempre. También se puso en duda el que ella, con dos años, le asintiera a su abuelo cuando este le dijera que su madre no era mala, que sólo estaba celosa de ella. O las reflexiones que Diane muestra  comparando la forma de actuar de su madre cuando nace su hermano y la que tuvo con ella, lo que le hace pensar que cuando su madre se quede otra vez embarazada debería tener otro niño  ya que, por lo visto, le gustaban más que las niñas. Se recuerda el momento divertido en que Diane le dice a la abuela que la lleve a la iglesia, cuando se entera que su madre esperaba otro bebé, para pedir que el tercer hijo fuese también un niño. El nacimiento de Celia invadió de angustia a Diane, pero cuando vio que su madre estaba delirante de alegría, pensó que si había una virtud de la que carecía su madre era el tacto. Diane dejó de ser una niña en aquel instante; ya no podía más y con cinco años, le suplicó a su abuela irse a vivir con ella.

Otro hecho que comentamos fue el accidente que con once años tuvo Diane al ser atropellada por un camión mientras caminaba absorta con los problemas que tenía con su madre y que iba a ser crucial en el destino que le iba a dar a su vida. Al observar el médico un comportamiento extraño de la niña, ya que pensó que ella había querido suicidarse, le preguntó con extrema gravedad: “¿Quieres vivir o quieres morir?”. “Quiero vivir”. Con esa respuesta, Diane, también había decidido ejercer la misma profesión de aquel hombre. Se dedicaría a salvar vidas: estudiaría medicina. Qué importaba su infancia echada a perder, ahora lo que hacía falta era crecer. Sorprenden, una vez más, las preguntas y respuestas que se hacía la niña, aunque se da a entender en la novela que era una niña muy precoz. Alguien comenta que desde los cinco años, Diane actúa así como autodefensa ante el comportamiento de su madre ya que no comprende su actitud. Ella la quiere, incluso la justifica, y busca por otro lado lo que su madre no le daba, pero nunca usó sus energías de forma negativa. Aun así, – se precisó – su infancia la marcó y nunca mostró facilidad en sus relaciones sociales con l@s compañer@s del colegio y del instituto o incluso con la única relación de pareja conocida, un chico llamado Hubert.

En el instituto, Diane conoció a Elisabeth Deux con quien entabló una profunda amistad, convirtiéndose en inseparables. El fallecimiento de sus abuelos en un accidente, provocó el que Diane se fuese a vivir a casa de la familia Deux ya que estos conocían las circunstancias por las que ella vivía en casa de sus abuelos y se lo ofrecieron. Tras sacar el bachillerato, Diane se matriculó en medicina y en séptimo, ya interna, escogió la especialidad de cardiología gracias a la lectura de unos versos de Alfred de Musset: “Golpéate el corazón, ahí es donde reside el genio”, que es el título de esta novela. Una de sus profesoras, Olivia Aubusson, le causó una gran impresión y va a tener una gran influencia en su vida.

Diane se dio a conocer ante Olivia y a partir de entonces los almuerzos en común fueron frecuentes llegando a compartir muchas confidencias. Quería parecerse a ella y formar parte de su equipo. Diane se dio cuenta de que Olivia no era profesora titular y la animó para que obtuviera la acreditación a cátedra. Con los conocimientos que tenía Diane de inglés y de informática le ayudó a conseguir ese objetivo a dos años vista. Para preparar mejor la cátedra, Olivia le propuso a Diane que se hiciera cargo de sus clases en la universidad; además, Diane, tenía que seguir preparando la tesis de final de carrera. Olivia consiguió por fin  y de forma brillante el título de catedrática, reconociéndole a Diane que el título se lo debía a ella. Se censuró el comportamiento de Olivia con Diane, ya que después de todo lo que le había ayudado a conseguir la cátedra, el pago que le dio fue apropiarse de las ideas que esta le había facilitado presentando ante el tribunal de oposiciones el trabajo de Diane sin citarla. Era costumbre que el nuevo titular ofreciese una pequeña fiesta y en ella Diane va a presenciar algo que no le gustó por primera vez de Olivia y que la dejó estupefacta: Olivia se atribuyó en su discurso, para justificar el porqué de su especialidad, las mismas palabras que Diane le confesó por qué había elegido cardiología: cuando leyó a Alfred de Musset. Se  había apropiado descaradamente de su idea. Días después, Olivia invitó a Diane a cenar a su casa, lo cual le produjo una gran ilusión, ya que llevaba mucho tiempo soñando con ello. Aquella noche le permitió a Diane conocer a Mariel, la hija  de Olivia y Stanislas, profesor de Matemáticas y de carácter introvertido. La niña, que mostró gran timidez, le entregó a su madre las notas para que las firmara y Diane observó que todas estaban suspensas. A partir de entonces, Diane acudió cada dos días para ayudarle a Mariel a hacer los deberes. La niña sólo sabía leer y escribir y el abandono parental era manifiesto. Diane no pudo evitar la comparación entre aquella criatura traumatizada y su propia infancia. “Yo por lo menos tenía a mis abuelos, a mi padre, a mi hermano; Mariel, durante todos estos años, no ha tenido el afecto ni la atención de nadie.” Mariel y Diane se encariñaron profundamente. Se opina que Diane se vuelca con la hija de Olivia porque veía en Mariel una repetición de lo que le había ocurrido a ella. Diane considera el comportamiento de Olivia incluso peor que el de su madre, pues mientras en esta ella solo veía celos, en Olivia veía celos, odio e incluso, lo peor, desprecio hacia Mariel. ¿Cómo había sido posible que día tras día hubiese dejado a su hija en manos de Stanislas, su padre, un hombre introvertido, casi autista, que estaba todo el día tumbado en la cama mirando al techo para buscar inspiración a sus teorías matemáticas?

Una noche, tras acostarse Mariel, Olivia le plantea a Diane que la sustituyera en una de las dos clases que ella impartía en la Universidad, para  así poder dedicarse más a la investigación. Y para que tuviera más tiempo podría dejar las clases de Mariel, a lo que se negó Diane. Su amiga Elisabeth le dijo a Diane que se las apañara como fuera, pero que debería dejar a esa mujer que se estaba aprovechando de ella. Al formar parte Olivia del tribunal que valoraría su tesis, Diane no quiso anunciarle sus planes hasta que tuvo la confirmación del aprobado y las felicitaciones del tribunal. Seguidamente le comunicó que dejaba las clases de la universidad para dedicarse a curar gente que era lo que siempre había querido. Alguien recuerda las palabras que le dijo Olivia a Diane,  donde mostraba el desprecio hacia los enfermos y su baja categoría como persona: “Los pacientes son basura humana. Vas a echar de menos a los alumnos. Aquí vives rodeada de inteligencia. Ejerciendo como simples médicos, solo curamos a cerdos”. “Pues estoy dispuesta a convertirme en veterinaria” le respondió Diane. Llegó a la conclusión de que Olivia era una persona vengativa, buscaba blancos para su desprecio y los encontraba fácilmente: los ingenuos, los enfermos e incluso su propia hija. “Y probablemente yo, a partir de ahora”, pensó. El destino de Mariel le produjo escalofríos, pero decidió  abandonar desde ese momento su presencia en aquella casa. Retomó la relación con su familia y todos los domingos se reunía a almorzar con sus padres, su hermano, su mujer y sus hijos. Nunca más volvió a ver a Olivia, pero se enteró que Mariel había dejado el instituto, lo que le entristeció. Días más tarde de haber cumplido treinta y cinco años y que había celebrado en casa de su amiga Elisabeth, Diane recibió la visita de la policía para informarle de que Olivia había sido asesinada y querían interrogarla. Ocurrió la misma noche de su cumpleaños y había recibido veinte puñaladas en el corazón. Diane no tuvo que reflexionar demasiado para comprender quién era el asesino…

“A mí lo que más me ha llamado la atención ha sido la capacidad de Diane para adaptarse a todas las circunstancias, a pesar de sus problemas. Se vuelca con Olivia  ayudándole a sacar la cátedra y también con su hija Mariel cuando se da cuenta que está en una situación parecida a la de ella y sin embargo Olivia se aprovecha de Diane.” Frente a la opinión de que esta historia era ficción, alguien manifestó que de temas de ficción lo son prácticamente todas y que esta situación, pensaba, sí puede darse en la vida. También se resalta la coherencia y madurez de Diane desde el principio, frente a la forma violenta de actuar de Mariel. Alguien subraya la importancia de tener una infancia equilibrada y los problemas que podemos crear a nuestros hijos por la falta de amor en esas edades tempranas. Se recuerda la ayuda que recibió Diane de sus abuelos, la familia Deux e incluso de su padre. Ahí radica la diferencia con la soledad de la infancia de Mariel y su reacción posterior. Y surge una pregunta: “Creéis que una persona que ha sufrido tanto de pequeña, luego de mayor puede ser tan buena?” Y esta respuesta: “Pienso que hay gente buena que actúa así, precisamente porque han sufrido mucho antes y quieren que no les ocurra a los demás.” Y la réplica: “Pero en la mayoría de los casos no creo que actúen así de bien, porque ese maltrato que la vida ha tenido contigo te marca y te hace que no te fíes de la gente.”  “A mí lo que me ha costado más trabajo creer, no es la actitud de las mujeres como tales, sino como madres.” Se distinguen dos partes en la vida de Diane. En la primera en la que su madre la ignora y decide irse con sus abuelos por pura supervivencia, y una segunda en la que su madre va a buscarla cuando su hermana Celia, la preferida, se ha ido de la casa dejándole su bebé, en la que Diane pasa completamente de su madre demostrándole que ya no le hace daño y lo tiene todo superado. Diane reacciona igual ante su madre como ante Olivia; quiere mucho a Mariel, pero no tiene más remedio que dejarla.

 Como consideración final pensamos que es un libro diferente y, como comentó alguien, muy adecuado para una sesión del Club de Lectura como la que hemos celebrado…

0-o-0-o-0-o-0

Próximo libro: “La madre naturaleza”        Autora: Emilia Pardo Bazán

Fecha: 22 de abril 2021                               Hora: 19 h.

Lugar: Tod@s en casa (en principio)

La hija de la española – Karina Sainz Borgo

La hija de la española – Karina Sainz Borgo

Fecha: 18 de febrero 2021                                      Hora: 19 h.

Lugar: Todos en casa

Resumen del libro

Adelaida Falcón, una maestra caraqueña, fallece tras una larga enfermedad. Su hija Adelaida, de treinta y ocho años, no tiene a nadie y vive en una ciudad donde la violencia marca el ritmo diario de la existencia. Poco tiempo después del entierro, encuentra su casa tomada por un grupo de mujeres a las órdenes de la Mariscala. Llama a la puerta de su vecina sin hallar respuesta: Aurora Peralta, a quien todos llaman «la hija de la española», ha muerto. En la mesa del salón, una carta le comunica la concesión del pasaporte español: un salvoconducto para huir del infierno. “La hija de la española” es el retrato de una mujer que escapa a todos los estereotipos enfrentada a una situación extrema.

Resumen de la sesión

Los hechos que comentamos de esta novela están situados en Caracas         (Venezuela) y fueron consecuencia del brusco cambio sufrido por la población civil como consecuencia de la Revolución bolivariana que tuvo lugar en el país tras la elección de Hugo Chávez como presidente en 1998. La situación de Venezuela que narra la autora, nos llevó a las primeras intervenciones de los asistentes a la tertulia. “Pienso que aunque de todos es conocida  la situación actual por la que pasa el país, el hecho de que la autora esté exiliada en España y la protagonista sea la única voz en el relato, puede quitarle credibilidad a lo que cuenta y hacerlo más partidista”, comentó alguien. Otra de  las asistentes quiere destacar el que la autora nos manifiesta que los hechos narrados son ficción y que pueden ocurrir en cualquier otro país; de todas formas también se opina que, al parecer, están basados en hechos reales.

Se resalta que es un libro con una presencia importante de mujeres y en la que la protagonista lucha por sobrevivir ante un ambiente tan hostil. Los hombres tienen poco peso en esta historia. Y es que todo gira alrededor de dos parejas de mujeres: Adelaida Falcón, madre,  Adelaida Falcón, hija, que es la protagonista, y Julia y Aurora Peralta, madre e hija también, que desde España se fueron, como tantos otros, en busca de fortuna a Venezuela, una vez que falleció de forma casual el marido de Julia, Fabián Peralta, en el atentado a Carrero Blanco de 1973.

“Te produce mucha angustia al leerla porque lo que se narra es muy duro”.  “Produce desolación porque lo que la autora transmite es muy dramático y con un inicio muy triste”. “Me ha parecido una obra durísima y quizá no muy adecuada para estos tiempos que estamos viviendo; además no  emplea un lenguaje agradable ni en momentos que podían ser tiernos como en la relación de Adelaida con Francisco. Da una sensación de estar amargada permanentemente”. Así se expresaban algún@s de los asistentes a esta sesión del Club de Lectura pero claro, como siempre, el análisis de la novela dio para mucho más como se verá a continuación, ya que también se consideró emocionante y muy intensa. Según una opinión, en la novela se podrían distinguir tres partes: la primera abarca la muerte y el entierro de la madre de Adelaida, la segunda, cuando pide ayuda en la casa de su vecina Aurora Peralta y la tercera, cuando  la protagonista decide irse del país.

“La familia éramos mi madre y yo. Nuestro árbol genealógico comenzaba y acaba en nosotras. Mi padre, estudiante de Ingeniería, desapareció cuando mi madre le dijo que esperaba un bebé.” La narración de las privaciones que pasó Adelaida para pagar los días de estancia de su madre en la clínica o el velatorio, nos ayudaron a comprender la situación que vivía su país en los primeros años de la Revolución y donde los Motorizados de la Patria y las mujeres invasoras controlaban la situación ante la indiferencia del Gobierno. ”El mundo, tal y como lo conocía, había comenzado a desmoronarse.” Ese es al análisis que hace Adelaida Falcón tras la muerte de su madre.

Alguien aporta que los sucesos que se nos cuentan en la novela corresponden a los inicios de la Revolución, dando lugar a los cambios más radicales y que produjeron más contrastes que en la Venezuela actual. “Pienso que hay unos sentimientos por parte de la autora de arraigo y desarraigo hacia su país. La situación vivida le produce esa amargura y dolor. Veo acorde ese sentimiento con lo que escribe.”

 A lo largo de la novela la autora aprovecha diferentes momentos para que Adelaida nos hable de su madre, y de los buenos recuerdos de su infancia. Las únicas parientes que tenían Adelaida madre e hija en Venezuela eran las hermanas mellizas de su madre Amalia y Clara que vivían en Ocumare de la Costa donde regentaban una pensión desde hacía treinta años y a las que ellas visitaban dos o tres veces al año. Felices eran los recuerdos que Adelaida tenía de las visitas a casa de sus tías cuando era niña y donde, según ella, todo era distinto. El recuerdo de aquel campo donde podía comer  mangos, trepar a los árboles para coger ciruelas o masticar la caña de azúcar escondida bajo la mesa del comedor; el escuchar las letras picantes de los llamados cantos del pilón que las mujeres morenas y macizas cantaban en los diferentes oficios. También recordaba la dedicación que su madre le prestaba llevándola a museos y teatros y una casa donde no faltaron nunca los libros.

Se planteó la relación que Adelaida mantuvo durante tres años con un periodista, Francisco Salazar, al que conoció mientras trabajaba como correctora de estilo en un periódico local. Adelaida lo acompañó en varios de sus viajes a la selva en la frontera entre Colombia y Venezuela donde Francisco escribía crónicas para su periódico sobre la guerrilla y se enamoraron. La denuncia de que el propio Gobierno había dado la orden de asesinar a un importante empresario cuya liberación se estaba gestionando, fue su condena. Francisco fue asesinado una semana antes de casarse con Adelaida. Ello nos dio pie a hablar de lo frecuentes, por desgracia, de los secuestros con diferentes fines en países de  América latina como México y Colombia. Alguien opinó que esta novela podía considerarse como una distopía en la que se nos quiere avisar de lo que puede ocurrir en otros países donde triunfen los totalitarismos tras la destrucción de las democracias.

Tras la muerte de su madre, Adelaida fue al Ayuntamiento a agradecerle a Clara Baltasar, Asistente Social, todo lo que le había ayudado durante la larga enfermedad de su madre y se entera que se encuentra hospitalizada tras haber sufrido una agresión. En Cuidados Intensivos se encuentra con las hijas de Clara, entregándoles las medicinas del tratamiento de su madre que no había llegado a usar, por si las necesitaban.

Cuando Adelaida llega a su casa y quiere entrar, se da cuenta que la cerradura había sido cambiada. Dentro se encontraban varias mujeres que formaban parte de los grupos de invasión y que utilizaban las casas como almacén de los alimentos que les facilitaba el Gobierno y que luego revendían. En el análisis que hicimos, este es uno de los momentos más duros de la novela ya que al reclamar sus pertenencias, además de destrozárselas, Adelaida fue agredida por la Mariscala, jefa del comando, golpeándole la cabeza con la culata de la pistola que portaba. Tras  un rato inconsciente, Adelaida acudió a casa de María, vecina del sexto que era enfermera y le cosió la herida producida. Una vez curada, Adelaida mostró interés por irse, mientras María le pedía que se quedase en su casa por lo menos hasta el día siguiente dada la situación en la que se encontraba. Adelaida no le hizo caso y bajó hasta su planta llamando en el piso frente al suyo que era el de Aurora Peralta. Ante su sorpresa giro el pomo de la puerta y pudo entrar sin dificultades. En el suelo del salón se encontraba tendida Aurora Peralta con los ojos abiertos y los labios morados. En la vivienda no había señales de violencia. No tenía donde vivir. Descartó ir a la policía, pero necesitaba deshacerse del cuerpo de su vecina sin llamar la atención si pretendía quedarse en su casa. “Lo único que podía mantenerme con vida era aquella mujer muerta. Tenía que jugar bien mis cartas”, pensó. La desesperación inyecta genialidad. Si los hombres y las mujeres se mataban en las calles, ¿qué tendría de extraño que un cadáver cayera de un quinto piso? se cuestiona Adelaida. Y surge una pregunta en la sesión: ¿Os habéis planteado qué hacer ante una situación como la de Adelaida delante del cadáver de Aurora y con lo que ella estaba viviendo? ¿Se puede uno saltar los principios éticos? Aparece entonces la palabra supervivencia como justificación; esta es una oportunidad que le ha presentado el destino y la tiene que aprovechar como sea, se dijo. Imaginaros qué hubiera hecho Adelaida si no se hubiera encontrado con Aurora muerta en su casa. No podía ir a la policía, no podía entrar en su casa…- comentó alguien- pero la respuesta se la había dado María, la vecina que la curó, cuando le dijo que se marchase a vivir con sus tías a Ocumare donde estaba la situación más tranquila. “No te metas en líos, no vayas a la policía”, le dijo. Adelaida no tenía un trabajo en Caracas, sino que lo hacía como correctora de una editorial extranjera a través de internet; podía hacerlo perfectamente. Sin embargo la autora de la novela da otra salida al futuro de Adelaida.

En el dormitorio de Aurora encontró, junto a otras cartas, una del Consulado español dándole cita para la tramitación del pasaporte y el DNI del Reino de España. Quedaban dos semanas para la cita. Revisando la habitación, Adelaida encontró documentos bancarios, claves, extractos y libretas. El ordenador, antiguo, autocompletaba todos los datos de navegación que necesitaba. Pensó que también debería tener euros en efectivo ocultos ya que nadie pagaba en bolívares. Los encontró escondidos en un sobre en la parte trasera de un cuadro. Buscando el dinero encontró también la biografía desconocida de las dos mujeres con quienes había vivido pared con pared durante años. Al encender su móvil saltaron mensajes de su prima Mª José de España que se extrañaba de la falta de noticias de Aurora. Los altercados callejeros y problemas con internet fueron la justificación. Y una pregunta: “¿Cuándo vienes?” “En cuanto tenga el pasaporte”, respondió “Aurora”. Alguien comenta lo diferentes que fueron las relaciones de Aurora y Adelaida con sus madres respectivas. Por el diario que encontró esta de Aurora, las quejas hacia su madre habían sido permanentes y la relación entre ellas no había sido la mejor. También revisó la correspondencia que Julia y Aurora habían mantenido con su familia de España y que  había disminuido mucho desde la muerte de Julia.

Tenía que tomar una decisión ante la oportunidad que se  le presentaba. Pensó que podía hacerse pasar por Aurora. Y Adelaida tomó la  decisión sin vuelta atrás. Se puso en contacto con un gestor y consiguió, pagándolo bien, la falsificación de los documentos con la firma de Aurora Peralta. Pasó de tener treinta y ocho a cuarenta y siete años y pensó que los muchos años sin viajar a España de Aurora  le ayudarían a despistar sobre su aspecto físico. Días después le entregaron en el Consulado el pasaporte. Antes de partir para España, Adelaida quiso despedirse de su madre en el cementerio llevándole unas flores, comentándose por vari@s de l@s  asistentes que les había gustado mucho la conversación que mantuvo con ella y donde se alegraba de que no viviese para ver en qué se  había transformado el país. También el detalle que tuvo de ponerle unas margaritas en la tumba de Julia Peralta, una mujer a quien conocía poco y a la que le había quitado todo. “En este país nadie descansa en paz. Nadie.”

Se recuerdan las escenas de la salida de Aurora (Adelaida) desde el aeropuerto y los momentos tan duros por los que  la hicieron pasar al someterla a interrogatorios, amenazas y extorsiones. Comentamos lo frecuente que suelen ser los casos de corrupción en algunos países tanto al viajar como en la percepción de ayudas que reciben y que son controladas por mafias organizadas que impiden la llegada de esas ayudas a la población necesitada. “Nosotros, desde nuestro mundo, no nos podemos imaginar que esas cosas pasan” se comentó. Además durante el debate se recomendó ver la película “Adú” para profundizar en el tema. Hablamos, como era lógico, de la situación que vive actualmente Venezuela y no nos explicábamos como había podido cambiar tanto con la de los años sesenta y setenta con un alto nivel económico debido principalmente al petróleo y donde no faltaba el trabajo. La Venezuela que fue refugio de tantos españoles que vieron en la emigración a este país la solución a los problemas del paro que sufrían aquí y que en muchos casos se ve obligada ahora a hacer un viaje de vuelta al que hicimos nosotros debido a la situación política que vive su país. Situación extensible a otros países latinoamericanos, se dijo, en los que no se explica cómo viven con tanta inestabilidad y pobreza, habiendo mucha riqueza en ellos. Quizá el intervencionismo de los Estados Unidos en la política de estos países tenga la culpa en muchos casos de estas situaciones. Como igualmente la tuvo la colonización europea, en sus tiempos, en otros continentes.

¿Y qué pasó con Aurora (Adelaida) al llegar a la casa de Mª José, su prima? “Hola, ¿tú eres…?” “Sí soy yo: Aurora”.  Lo demás se deja a la libre interpretación del lector.

o-0-o-0-o-0-o-o-0-o-0-o

Próximo libro: “Golpéate el corazón”             Autora: Amélie Nothomb

Fecha: 18 de marzo 2021                                 Hora: 19 h.

Lugar: Tod@s en casa

La buena suerte – Rosa Montero

La buena suerte – Rosa Montero

Fecha: 21 de enero                                          Hora: 19 h.

Lugar: Tod@s en casa

Resumen del libro

¿Qué impulsa a un hombre a bajarse anticipadamente de un tren y ocultarse en un pueblo de mala muerte? ¿Quiere recomenzar su vida o pretende acabar con ella? Tal vez esté huyendo de alguien, o de algo, o incluso de sí mismo, y el destino le ha traído a Pozonegro, un antiguo centro hullero que ahora agoniza. Por delante de su casa pasan trenes que pueden ser salvación o condena, mientras los perseguidores estrechan el cerco. La perdición parece estar más próxima cada día.

Pero este hombre, Pablo, también conoce gente en aquel lugar maldito, como la luminosa, incompleta y algo chiflada Raluca, que pinta cuadros de caballos y tiene un secreto. Allí todos arrastran algún secreto, algunos más oscuros y peligrosos que otros. Y algunos simplemente ridículos. También hay humor en ese pueblo triste, porque la vida tiene mucho de comedia. Y gente que finge ser quien no es, o que oculta lo que planea. Es el gran juego de las falsedades.

Un mecanismo de intriga hipnotizante desvela poco a poco el misterio de ese hombre, y al hacerlo nos muestra el interior de lo que somos, una radiografía de los anhelos humanos: el miedo y la serenidad, la culpa y la redención, el odio y el deseo. Esta novela habla del Bien y del Mal, y de cómo, pese a todo, el Bien predomina. Es una historia de amor, de amor tierno y febril entre Raluca y el protagonista, pero también de amor por la vida. Porque después de cada derrota puede haber un nuevo comienzo, y porque la suerte sólo es buena si decidimos que lo sea.

Resumen de la sesión

Inicio triste en la sesión del Club de Lectura de hoy. En la mente y las palabras de todos la pérdida inesperada de Manolo Berenguer, miembro de nuestro Club, socio fundador y persona muy querida por todos, que participaba activamente en la organización de las actividades de la SAC. Descansa en paz,  Manolo. Nunca te olvidaremos.

La mayoría de los asistentes quedamos extrañados con el inicio de la historia de la novela: un viajero de muy buena presencia toma la decisión de quedarse a vivir en un lugar conocido como Pozonegro (pueblo ficticio de 1.300 h.), donde el AVE Madrid – Málaga hace una parada técnica, tras regresar a dicho lugar en autobús desde la estación de Córdoba. Más raro nos pareció el que este viajero, llamado Pablo Hernando y arquitecto de profesión, decida comprar el 2º piso de un bloque de viviendas situado en un lugar feísimo y deprimente cuando desde el tren vio el cartel de SE VENDE.  Pablo llama al teléfono de contacto y cuando aparece el dueño se queda sorprendido de que lo quiere comprar de forma inmediata por el importe que le diga (42.000 €) e incluso sin llegar a verlo. La operación  dejó ante el vendedor, un tal Benito, una serie de incógnitas y de sospechas.

La autora nos va air descubriendo cada uno de los protagonistas principales: Pablo, Raluca, Felipe, Marcos Soto, Ana Belén, Benito… a medida que fue avanzando esta sorprendente historia.

Rosa Montero define a su novela como un thriller existencial donde se compaginan el misterio y los traumas de sus protagonistas. La negrura del pueblo, se comentó, encaja con la negrura de algunos de los personajes. El pueblo es muy deprimente y la tristeza interior de Pablo sólo podía tener sentido en un pueblo de estas características, tan falto de vida, donde busca ocultar todos sus traumas y problemas. Alguien recuerda que la autora se inspira para escribir esta novela  en uno de sus viajes de Madrid a Málaga,  cuando al parar el tren en un pueblo unos momentos, observó desde el tren  el cartel de venta de un piso situado frente a la estación.

Pablo, que tenía a raíz de los éxitos en su trabajo una gran reputación a nivel internacional, se sentía agobiado por sus traumas infantiles y  frustrado como padre en la educación de su hijo Marcos. Pablo se considera culpable del comportamiento de su hijo debido al abandono que había tenido hacia él, al dedicarse obsesivamente a su trabajo. Por eso se resalta que una de las características principales de la novela es el realismo, ya que esta situación la hemos visto y lo vemos todavía cuando muchos padres y madres se dedican nada más que a sus trabajos y descuidan la educación de sus hij@s. Pablo, de pequeño, también sufrió malos tratos por parte de su padre que le golpeaba cada vez que llegaba ebrio a su casa. Su madre los abandonó al no soportar esta situación. Marcos tuvo una adolescencia complicada debido a las malas compañías, perteneciendo a un grupo de neonazis que participaron en graves atentados e incluso en el asesinato de dos indigentes que dormían en la calle. De todo ello y de sus amenazas, quería huir Pablo cuando se refugia en Pozonegro, sin darse cuenta que no se puede escapar de uno mismo, que los miedos y las culpas van siempre con nosotros.

El personaje de Raluca nos encantó a todos, destacando por su sensibilidad. Abandonada en la calle por sus padres (rumanos) nada más nacer, se crió en un Centro de Acogida y cuando cumplió dieciocho años, se encontró en la calle.Un año después  por una agresión cometida al defender a un mayor, terminó en un Psiquiátrico durante un tiempo y ahora trabaja en un supermercado de Pozonegro. Raluca vive en  el primer piso del mismo bloque de Pablo, Ana Belén en el tercero y Felipe en el cuarto. Raluca conoce a Pablo cuando iba  por primera vez en su piso, pero apenas hablaron. Vuelven a coincidir cuando Pablo va al supermercado donde trabaja ella, a comprar diferentes artículos que necesitaba para el piso y esta al ver las condiciones en las que llega, y sin saber nada de él, le acompaña a comprar ropa, le busca muebles, se vuelca en atenciones con él porque se da cuenta que necesita ayuda. Al notar que mira mucho por el dinero que se gasta y preguntarle si necesitaba trabajar, le consigue un puesto de reponedor en el supermercado. Pablo, se dijo, tiene mucha suerte al encontrarse con ella de la forma más inesperada. Raluca transmite que las soluciones a los problemas personales son más fáciles de lo que creemos y están en la felicidad que encontremos en el trabajo diario. El personaje de Raluca – manifestó otra de las asistentes- es muy dulce y de lo mejor de la novela y quiso destacar cómo en aquel bloque de apariencia tan lúgubre había tanta vida gracias a ella. Pero Raluca tenía un secreto que Pablo tardó en descubrir y era que tenía un ojo de cristal debido a un accidente de coche que sufrió cuando vivía con Moka, un antiguo novio del que no tenía muy buenos recuerdos y que estaba en la cárcel. El cómo Pablo descubre esta circunstancia da lugar a un momento divertido dentro de las muchas situaciones tensas que tiene la obra.

Yo quiero destacar – quiso opinar alguien- la diferente forma de actuar de Pablo y Raluca para resolver sus problemas. Ambos sufrieron traumas infantiles, Pablo por los malos tratos de su padre y Raluca por criarse sin padres y terminar en un orfanato. Pero ante la vida actúan de forma muy diferente. Eso pasa con mucha frecuencia; cómo las personas ante las dificultades no responden de la misma forma: unas (como Raluca) ven la botella medio llena y otras (como Pablo) la ven medio vacía. Raluca también era muy aficionada a la pintura, estando obsesionada con los caballos. En su casa había colgados caballos por todas las paredes. Horrorosos, según Pablo. Alguien dice que el tema de los caballos está directamente relacionado con la sexualidad, según había leído.

El tercer personaje de esta historia es Felipe. Se comenta que la vida de Felipe es un ejemplo de la lucha por sobrevivir, pero no lo habría conseguido sin la ayuda de Raluca. Antiguo trabajador de la mina de carbón del pueblo, ya clausurada, dependía de una bombona de oxígeno y gracias a su vecina llegó a tener cierta calidad de vida. Raluca le llevaba la comida, le acompañaba a la piscina municipal y a tomar algo en los bares del pueblo en las noches tórridas de verano. Era su ángel de la guarda. Tener una vecina como Raluca era un lujo, dijo alguien. Felipe, que era soltero, recuerda los planes que tenía para después de enterrar a su padre, ya  muy mayor, al plantearse que el sufrimiento que había tenido su padre no lo quería para él. “A los ochenta y dos años, me suicido” decía. Luego no fue capaz de hacerlo y ahora, gracias a Raluca, puede seguir aquí. No fue capaz de matarse, “pero era un plan estupendo” – dice-. Al preguntarse qué ha hecho con su vida, llega a la conclusión de que ha sido buena gente y eso consuela. “Cuidé a mi padre. He leído bastante, he intentado instruirme y tener cierta cultura. Por lo menos amé mucho y aún amo.” Felipe está enamorado de Raluca, aunque están en dimensiones distintas. El amor no caduca aunque ya no se pueda culminar, y eso a Felipe no le parece patético, sino hermoso, nos escribe la autora en su libro.

En el tercer piso, encima de Pablo, vivían Ana Belén y su hija Violeta. Desde que llegó Pablo a su piso, por las noches, oía un gran alboroto, carreras y lloros de una niña. Al principio Pablo no se atrevió a intervenir, planteándonos la autora ese mirar para otro lado con el que muchas veces respondemos ante situaciones de maltrato o violencia de cualquier tipo. Al final se vio obligado a denunciar la situación y los Servicios Sociales le quitaron la hija a su madre llevándola a un Centro de Acogida. La autora recuerda sucesos similares aparecidos en la prensa. Él le recordaba a Raluca la cara de tristeza y el silencio que mantenían cuando iban a la piscina y coincidían con ellos. A su vez no mantenían ninguna relación con los restantes vecinos del bloque. Al citar la piscina, alguien recordó el percance que tuvo Raluca con un joven que lanzaba una y otra vez a un niño al agua ante las quejas y lloros de este. Ese día estaba ella sola. Tras numerosos avisos al joven para que cesara en su actitud y ante la continuación de los abusos, Raluca se dirigió hacia él  y le propinó un puñetazo que le partió la nariz. Raluca fue denunciada e internada de nuevo en un Centro psiquiátrico por tener antecedentes. Este internamiento fue clave para que Pablo se diese cuenta de que no podía vivir sin Raluca. También sale a colación la violencia animal, al encontrarse a una perrita (Perra) recién nacida, que le dieron a Pablo tras haber matado a su madre.

Para entender la causa de los desencuentros habidos entre Pablo y Raluca, hay que recordar que otro de los traumas que tenía este, y causa principal de la llegada de Pablo a Pozonegro,  era el comportamiento agresivo de su hijo Marcos hacia  su persona. Perteneciente a una organización de neonazis llamada Despertar, se presentaron dos miembros en el pueblo enviados por su hijo para pedirle dinero y citándolo en otra ocasión para que les entregase cien mil euros. Pablo se apartó de Raluca para evitar que tomaran represalias contra ella, pero esta pensó que Pablo ya no quería tener ningún tipo de relación porque ya no le gustaba. La historia de amor vivida por Pablo y Raluca está muy bien explicada, a opinión de uno de los asistentes. Pablo recurre a sus contactos y consigue hablar con el médico que trataba a Raluca en el Centro Psiquiátrico que  autorizó su salida ya que Pablo se presenta como su actual pareja y se responsabilizaba de su comportamiento.

Las reflexiones que Pablo hace sobre su vida cuando está junto a la entrada de la mina para entregar el dinero a los neonazis, son muy interesantes. Pablo, que estuvo toda la noche esperando a que llegaran, sin saber que habían sido detenidos por la policía la tarde anterior, va recordando la relación con Marcos y con su mujer Clara que falleció de cáncer. Qué culpa tuvo él en todo el mal que hizo su hijo. Y alguien recuerda como las madres de los hijos que cometieron los atentados yihadistas de Barcelona se pusieron en cabeza de la manifestación repudiando lo que habían hecho sus hijos. La autora nos recuerda, una vez más, una serie de crímenes aparecidos en la prensa y cómo un experto dice que el cometer esos hechos brutales está relacionado con la existencia de deficiencias en el cerebro. Pero también se habla de la existencia del mal como tal. La existencia de gente mala sin justificación. Se recuerda la conversación que mantuvieron Felipe y Pablo:” En lo que se divide de verdad la humanidad es entre buena y mala gente. Entre las personas que son capaces de ponerse en el lugar de los otros y sufrir y alegrarse con ellos y los hijos de puta que solo buscan su propio beneficio.”

El último personaje que analizamos fue el de Benito, el vendedor del piso y que con sus reflexiones nos hace ver a una persona insatisfecha con la vida donde la envidia y la avaricia son su razón de ser. Enterado de que Pablo guardaba en su casa el dinero que había sacado del Banco, de acuerdo con Moka y otro compañero de fechorías se presentan en casa de Pablo para extorsionarlo. Una operación montada por la policía siguiendo a Marcos y a Pablo, pensando que el dinero sacado por este era para dárselo a su hijo de forma voluntaria, acaba con la detención de los tres “aficionados”. Cuando Pablo habló con la policía para aclarar que no colaboraba con su hijo, sino que estaba amenazado por él, manifestó: “El amor entre padres e hijos está tremendamente mitificado”. Para debatirlo. Le dicen que Marcos sigue fugado, pero Pablo no ha vuelto a tener noticias de él.

En esta novela hemos hablado de la culpa, el dolor, el abandono y el abuso, pero también del amor, la solidaridad, la supervivencia… En resumidas cuentas del MAL y del BIEN, aunque el título de la novela, resumió alguien, nos anunciaba un final feliz: “La buena suerte”. Pablo y Raluca se van a vivir a un piso en Madrid junto con Perra, donde Pablo monta un nuevo Estudio de Arquitectura y Raluca trabaja en la misma cadena de supermercados. A Felipe le alquilan un estudio en su mismo bloque. Todos tienen mucha suerte.

“Después de cada derrota puede haber un nuevo comienzo. Porque la suerte sólo es buena si decidimos que lo sea.”

0-o-0-o-0-o-0-o-0-o-0

Próximo libro: “La hija de la española”    Autora: Karina Sainz Borgo

Fecha: 18 de febrero 2021                                      Hora: 19 h.

Lugar: Todos en casa

Las maravillas – Elena Médel

Las maravillas – Elena Médel

Fecha: 17 de diciembre                                                Hora: 19h.

 Lugar: C.C. Antigua Azucarera                        

Resumen del libro

¿Cuál es el peso de la familia en nuestras vidas, y cuál es el peso del dinero en nuestras vidas? ¿Qué sucede cuando una madre decide no cuidar de su hija, y qué sucede cuando una hija decide no cuidar de su madre? ¿Habríamos sido diferentes de haber nacido en otro lugar, en otro tiempo, en otro cuerpo? En esta novela hay dos mujeres: María, que a finales de la década de los sesenta deja su vida en una ciudad del sur para trabajar en Madrid, y Alicia, que nace más de treinta años después y repite su camino por motivos diferentes. Sabemos lo que las separa, pero… ¿Qué las une? ¿Qué les pertenece, qué han perdido?

“Las maravillas” es una novela sobre el dinero. Una novela sobre la falta de dinero: sobre la manera en la que nos define el dinero que no tenemos. Es también una novela sobre cuidados, responsabilidades y expectativas; sobre la precariedad que no responde a la crisis sino a la clase, y sobre quiénes −qué voces, en qué circunstancias− contarán las historias que nos permitan conocer nuestros orígenes y nuestro pasado. “Las maravillas” recorre las últimas décadas de la historia de España: desde el final de la dictadura hasta el estallido feminista, contado desde la periferia de una gran ciudad y en las voces −y en los cuerpos− de quienes no pueden manifestarse porque tienen que trabajar. En “Las maravillas”, a su manera una novela de aprendizaje, hay también pisos compartidos, líneas lentas del transporte público, raciones en bares con platos salpicados de aceite…

Resumen de la sesión

El libro de “Las maravillas” empieza y termina con la manifestación feminista del 8 de marzo de 2018, el 8-M. En esa manifestación, las dos protagonistas principales de la novela, María y Alicia, abuela y nieta, coinciden pero no se reconocen. ¿Qué ha ocurrido en sus vidas para que se dé esta circunstancia tan anormal? Para entenderlo, tuvimos que analizar en la tertulia a ellas dos y sus historias.

María llega a Madrid en 1968 a casa de sus tíos poco después del nacimiento de Carmen, como madre soltera, por decisión de sus padres que se quedan en Córdoba con su hija. En la casa vivían además sus dos hermanos, Chico y Soledad. En “Las maravillas” se nos va a mostrar el paralelismo de las vidas de la abuela – María – y Alicia – la nieta -. Las dos se van a trabajar a Madrid y las dos pasan las mismas necesidades económicas. Pisos compartidos, habitaciones alquiladas durante muchos años, hasta que ambas encuentran una pareja con quien convivir aunque enfocan esta decisión de forma diferente. Son varios los mensajes que nos quiere transmitir la autora como iremos analizando con las intervenciones de los asistentes a la tertulia, pero uno de los más relevantes es el de la importancia del dinero como algo que marca nuestras vidas, de cómo su ausencia nos determina.

María vive en Carabanchel y trabaja en Madrid en diferentes casas, entre ellas cuidando a una mujer muy mayor, Doña Sisi, con quien tuvo la desgracia de vivir su fallecimiento estando ella sola en la vivienda, mientras su hija estuvo ausente durante dos días para asistir a los funerales de Franco. Una vez que ya no fueron necesarios sus servicios en esa casa, María empezó a trabajar como limpiadora en los Nuevos Ministerios. Hablamos de la vida de María y uno de los temas que produjo más debate fue la falta de contacto que mantuvo con su hija Carmen desde que se fue a vivir a Madrid. Para un@s, María siempre pensó en llevarse a su hija con ella una vez que estuviese instalada y viviera en una casa en condiciones, pero las circunstancias adversas lo impidieron. Para otr@s, los culpables de que María no tuviese relación con su hija fueron sus padres que obligaron a su hija a marcharse a Madrid, asumiendo ellos el cuidado de Carmen  junto a Chico y Soledad, sus hermanos. Cuando María habla con su casa de Córdoba, con quien únicamente se relaciona es con su hermano Chico, a quien pregunta por la evolución de su hija, pero sin tener nunca una conversación con ella. Cada vez se van espaciando más estos contactos con Chico lo que ayuda a  despegarse totalmente de su hija. La culminación de este desapego va a tener su representación más cruda en la petición que le hace Carmen a su tío Chico, de que su madre no asista a su boda. Carmen se casará, también muy joven, con un importante hombre de negocios y tendrá dos hijas: Alicia y Eva.

Para algún@s de l@s asistentes, la autora nos quiere plantear – otro de los temas de la obra – que los lazos de sangre no son los que hacen a una familia, pues la relación entre María, Carmen y Alicia, se rompe y, en el caso de María, la verdadera familia la forman Pedro, Irene, Laura y las amigas de la Asociación con quienes estaba muy vinculada. María, que ya en esta época tiene como pareja a Pedro, aunque viva cada uno en su casa, le acompaña a las reuniones de la Asociación. Si estas eran de hombres, mientras tomaban unas tapas, María apenas hablaba, pues las opiniones de las mujeres en aquella sociedad española de los años 50-60, apenas se tenían en cuenta. Y lo curioso era que las opiniones que Pedro expresaba en esas reuniones como propias, eran muchas veces lo que previamente habían hablado en casa y que era el punto de vista de María. Otra situación diferente era la de María con las mujeres de la Asociación, donde estaba muy comprometida  y se  mostraba como una mujer luchadora con muchas ganas de aprender. Desde pequeña su tío Chico la aficionó a los libros y al cine y una vez en la Asociación una de sus amigas, Laura, le asesoraba sobre libros y lecturas relacionadas con la actualidad. “Nos cedieron a las mujeres una habitación en la Asociación pensando en que sería para hablar de recetas de cocina y temas “de mujeres”, pero cuando vieron el cariz que tomaban las reuniones sobre temas sociales y de derechos de la mujer, nos retiraron la autorización y tuvimos que alquilar un local fuera pagado por nosotras mismas. En nuestras reuniones hablábamos de temas que a los hombres les interesaban poco: el divorcio, el aborto, la violencia machista (de golpes y de palabras)…”-cuenta María-. Alguien plantea cómo habíamos visto la relación entre María y Pedro, según lo contado en esta historia. Se opina que ella quería una relación abierta, donde se vieran cuando a cada uno les apeteciera. Tampoco ella quería responsabilidades con la familia de Pedro que, según la propia María, la consideraba como una simple compañía y como un complemento más a sus pertenencias: su casa, su sofá, su mujer… Para una de las participantes, Pedro era una rémora para María, no le aportó nunca nada y ella misma confesaba que se dio cuenta de que conforme más pensaba por su cuenta, más incómodo se sentía él. Por eso cuando Pedro le plantea casarse, ella se baja del autobús de forma inesperada en una parada anterior a la suya, cayéndose al suelo y produciéndose una herida, todo ello ante la indiferencia de Pedro. La relación, duró solo un año más. Alguien definió a María como una persona de gran categoría humana que creció mientras se fue haciendo a ella misma.

Alicia vive la misma vida precaria que su abuela en Madrid en los primeros años de la crisis económica de 2008, casi treinta años después que su abuela. Al principio llega para estudiar, pero las circunstancias le obligan a ponerse a trabajar, viviendo en un piso compartido primero y alquilando habitaciones en diferentes puntos de Madrid, después. Cuando conoce a Nando, su pareja, se instala en su piso de San Blas. Llega a casarse con él, pero lo hace más por interés y supervivencia que por enamoramiento. Pacta con él la ausencia de hijos pero su vida es de una falsedad continua buscando a otros hombres que le sirvan de vía de escape a sus deseos. En la tertulia se resalta la diferencia de carácter de María y Alicia. Mientras María es muy sociable y participa activamente en la Asociación de su barrio donde tiene muchas amigas, Alicia tiene un carácter muy difícil desde los tiempos del Colegio en que sufrió acoso por parte de sus compañer@s por la ostentación que hacía del nivel de vida familiar y que continuó con la ruptura  con su madre Carmen y su hermana Eva tras la muerte por suicidio de su padre, lo que les llevó a la ruina. Pasaron de vivir con lujo a sufrir grandes privaciones. Alicia siempre consideró a su madre culpable de esta desgracia familiar y de la trágica decisión que tomó su padre ya que ella no supo administrar bien sus muchas propiedades. Desde su llegada a Madrid, Alicia rompe con su familia, contándole a Nando que su madre y su hermana no le caen bien y que ha roto con ellas. Sólo habla de vez en cuando con su tío Chico. Alguien define a Alicia como insociable, antipática y egoísta; insoportable desde niña.

La autora ha querido dar voz  a personajes corrientes que les cuesta mucho sobrevivir con el trabajo diario. Se llega a la conclusión de que el libro es sumamente real y eso le lleva a ser desesperanzador y pesimista, ya que la retórica nos dice “lo conseguirás si lo sueñas, si te esfuerzas”, pero no; a veces lo sueñas, a veces te esfuerzas, y sigues como estás: mal. Y es que la clase social marca siempre tus límites. En estos dos personajes, sobre todo María, después de una vida entregada a su trabajo y a los demás, sigue al final de su etapa laboral con las mismas necesidades económicas. A pesar de ello, María se considera una gran profesional que se siente orgullosa de lo que hace en el trabajo y fuera de él, aunque no hubiese progresado económicamente después de tantos años de dedicación y esfuerzo. Hay una frase que lo resume todo: cuando María se pregunta al llegar a su casa después de la manifestación del 8-M, a modo de balance de su vida: “Todo lo que ha ocurrido, ¿mereció la pena? Todo desde el principio: sin obviar nada” se respondió.

Según la autora, la novela empieza y termina con la manifestación del 8-M como algo simbólico. Termina ese día porque tiene que ver con el periplo vital de María. Es la culminación de su vida. María nos dice ese día: “Toda mi vida, los setenta años que voy camino de cumplir, los he vivido para despertarme hoy.” Y en ese contexto aparece también Alicia, alguien que no le interesa el mundo, rodeada de gente que quiere cambiar el mundo. María luchando por cambiar la sociedad; Alicia protestando por las incomodidades que le ocasiona la manifestación que quiere cambiarla. Por eso coinciden y  se ven pero no se reconocen…

Muchos son  los temas que nos ha ido planteando la autora en la novela: lo que condiciona a la vida la falta de dinero; la precariedad laboral, económica y humana; la importancia de los lazos de sangre; las obligaciones familiares; el compromiso de las generaciones… Sobre todos ellos comentamos.

División de opiniones sobre la novela. A algún@s les ha parecido difícil de leer por hablar de diferentes personajes en distintas épocas que se entremezclan. También la forma de escribir de la autora. En el otro sentido, “Las maravillas” se ha catalogado como una novela distinta, realista y profunda, aunque sea pesimista. Es buena literatura que ayuda a mejorar el nivel de nuestro Club de Lectura. Un cambio de estilo, que siempre viene bien…

0-o-0-o-0-o-0

Próximo libro: “La buena suerte”                                       Autora: Rosa Montero

Fecha: 21 de Enero                                                              Hora 19 h

Lugar: C.C. Antigua Azucarera                                           Torre del Mar

Últimas tardes con Teresa – Juan Marsé

Últimas tardes con Teresa – Juan Marsé

Fecha: 19 de noviembre                               Hora: 19 h.

 Lugar: Todos en casa                         

Resumen del libro

Dentro de la obra de Juan Marsé, Últimas tardes con Teresa ocupa un lugar especial y muy significativo, pues en ella se dan cita todos los elementos de su particular mundo narrativo, la geografía de su enorme talento. Ambientada en una Barcelona de claroscuros y contrastes, “Últimas tardes con Teresa” narra los amores de Pijoaparte, típico exponente de las clases más bajas marginadas cuya mayor aspiración es alcanzar prestigio social, y Teresa, una bella muchacha rubia, estudiante e hija de la alta burguesía catalana. Los personajes de esta novela a la vez romántica y sarcástica pertenecen ya, por derecho propio, a la galería de retratos que configuran toda una época. Hito de la literatura española contemporánea, esta obra consolidó internacionalmente el nombre de su autor.

Resumen de la sesión

Cuando uno de los intervinientes planteó que en la novela de Juan Marsé había distinguido tres aspectos para su análisis: social, político y rosa (por las diferentes relaciones habidas entre Maruja, Teresa y Hortensia con Manolo Pijoaparte), lo que provocó más discrepancias entre los asistentes fue el que la relación entre Teresa y Manolo tuviese la consideración de una historia de amor. Todo ello sin desmerecer los otros dos aspectos – social y político – que se le reconocen a la novela y de los cuales también hablamos como se verá a continuación. Pero en ellos, si hubo consenso total.

Antes de resumir las diferencias habidas por el tipo de relación, sería bueno recordar la procedencia de nuestro protagonista Manolo Reyes, conocido en el barrio marginal de El Carmelo, en Barcelona, como el Pijoaparte. Manolo era un charnego o “murciano” entendido este último término, según aclara el propio autor, como denominación gremial y no geográfica, ya que así se les llamaba a los inmigrantes del sur que vivían de apropiarse de lo ajeno y habitaban en los barrios marginales en la Cataluña de los años sesenta. El Pijoaparte llega a Barcelona desde Ronda (Málaga) buscando la ayuda de su hermanastro que vive en el barrio de El Carmelo y que tiene un pequeño taller donde desguaza las motos robadas que le proporciona El Cardenal, otro personaje, venido a menos por su edad, que controla a un grupo de delincuentes que trabajan para él y a los que se unirá el Pijoaparte. 

Para una de las asistentes no se puede considerar como novela rosa de la época, pero sí romántica, porque ve que la relación entre Teresa Serrat y Manolo es una historia de amor, aunque sea de verano. Pero volvamos a los hechos cronológicamente. También, y anterior a esta aventura, Manolo va a conquistar en una verbena a Maruja, la asistenta de los Serrat, que se enamora de él pero cuyo amor no es correspondido por este. Cuando la conoce, El Pijoaparte piensa que es una chica rica, por el ambiente donde se encontraba, y se cita con ella para el día siguiente. Maruja no aparece y un tiempo después la vuelve a ver, casualmente, cuando Manolo y su amigo Bernardo fueron a pasar un día de playa, con unas amigas del barrio, junto a la villa costera donde trabajaba Maruja. Tras deshacerse de sus amigos y pasar la noche con ella, al despertarse, ve colgadas en la habitación cofias, uniformes y delantales de servicio. Esta escena es de las más duras de la novela por la reacción que tuvo con Maruja despertándola a golpes al sentirse engañado, según él, ya que pensaba que era la dueña de la casa y viendo con impotencia que era una criada y que su situación económica  no iba a cambiar. Ante la pregunta de por qué siguió Manolo con ella una vez descubierto a qué se dedicaba, hubo quien planteó que lo hizo para utilizar a Maruja para robar dentro de la casa (de hecho ella lo tuvo que parar varias veces)  y otra opinión fue en el sentido de así poder acercarse a Teresa a quien ya había identificado como la hija de los dueños de la villa y con ello continuar con su idea de cambio social. Las visitas que Maruja hace a Manolo a El Carmelo y los planteamientos de una posible boda, muestran, según alguno de los asistentes, lo enamorada que estaba ella, y los requiebros de él, lo poco o nada que lo estaba Manolo. Su reacción  la noche en que Maruja pierde el sentido en la cama estando con él, saliendo huyendo de la casa, nos muestra los sentimientos que tenía por ella. Posteriormente Manolo no se preocupa por saber qué ha sido de Maruja (a quien dio por muerta cuando se marchó) y va a ser Teresa la que lo localice y le comunique que se encontraba hospitalizada tras una caída que tuvo cuando estaba con ella y Luis Trías y en la que se golpeó la cabeza. Le invita a que le  acompañe al hospital si quiere verla y él acepta. A partir de este momento se inicia la relación Teresa – Pijoaparte que tiene el siguiente análisis por los asistentes.

Durante todo el tiempo que Maruja estuvo hospitalizada y hasta su muerte, Teresa y Manolo se vieron diariamente, primero en el hospital y después por diferentes lugares de Barcelona donde tras largos paseos se fue consolidando una atracción mutua. Y es aquí donde aparecen las discrepancias. “Yo no he visto novela de amor por ningún sitio y romántica menos”. “Yo tampoco, salvo el interés de Manolo, al principio, por ligar a una niña bien y después que le ayude a progresar socialmente  y ella, porque era una universitaria “revolucionaria” que veía erróneamente en Manolo a un líder de clase obrera y entre sus amigos progres quedaba muy bien. Una cosa es la atracción física mutua y otra que estuvieran enamorados. Cada uno tenía sus intereses en esta relación.”  “Yo sí veo una historia de amor. Veo la ilusión entre dos jóvenes aunque cada uno tuviera sus intereses. Amor, aunque fuera de verano.” “A este tipo de relación es a la que me refería al principio, dijo alguien, cuando hablaba de una posible relación de amor entre Maruja y Teresa con Manolo, no a que el autor haya querido escribir una novela rosa, porque precisamente en los años cincuenta tienen mucha fama las novelas de Corín Tellado, siempre con final feliz, que relataban amores imposibles como el de Teresa y el Pijoaparte, pero en este caso, la novela de Mercé  tiene un final que no es el de una  novela rosa de la época al acabar cada uno por su lado, ya que esa relación era imposible por las diferencias sociales que había entre ellos.” “El de ambos no era un amor puro sino interesado. Manolo quería que el padre de Teresa o sus amigos le buscasen un trabajo y cambiar de estatus social; para ella, esta relación fue un triunfo porque por sus ideas políticas, estaba bien visto entre sus amigos universitarios tener una relación amorosa con un proletario.” “Yo pienso que Teresa se enamora del espléndido físico de Manolo, ya que viene de un fracaso sexual con su amigo Luis Trías. Ella había observado a escondidas la relación que mantenía Manolo con Maruja, la envidia, y en su subconsciente piensa sustituir a Luis por Manolo, lo que se vio facilitado por la hospitalización de Maruja.” “Para mí Teresa nunca estuvo enamorada de Manolo, lo estuvo de su atractivo físico y también le ayudó el que creyera que estaba involucrado políticamente. Por otro lado, cuando ella quería preguntarle cosas de su vida, él la callaba y hablaba de otros temas. Cada uno idealiza en el otro unos supuestos que no se pueden cumplir en la realidad, por eso la ruptura final.” “A favor – se comenta – está la carta de amor tan intensa que le escribe Teresa. Él va a buscarla tras su lectura aunque nunca llegará hasta ella porque, denunciado por La Hortensia, sería detenido por una pareja de policías y después encarcelado.” “Me gustó la venganza de esta denunciándole y haciéndole volver a la realidad. Aunque ella no se da cuenta que Manolo no está por nadie y que lo único que busca es resolver su situación.” Otro argumento contrario a que existiese enamoramiento entre Teresa y Manolo, fue la conversación que mantuvieron Luis Trías y este cuando el Pijoaparte salió de la cárcel y coincidieron en un bar que frecuentaban los amigos de Teresa. Luis le comenta que Teresa le había dicho, entre risas,  que lo habían encarcelado, que ella había terminado sus estudios, llevaba una vida social muy intensa y, le insinúa, que había sido un entretenimiento para ella. Manolo, se marchó sin responderle. “Si aquella historia de amor hubiese sido cierta se hubiesen buscado al salir Manolo de la cárcel”. Otra opinión. “Esa relación no podía ser; tenía que terminar así. Es que las diferencias sociales eran tremendas; fue un experimento de verano, algo inconsistente que se mantuvo vivo mientras Maruja estuvo en el hospital.” Dentro de este apartado  rosa de la novela, se resalta la relación de Hortensia (La Jeringa) sobrina de El Cardenal, con Manolo. Hortensia estaba enamorada de él y se lo había demostrado en muchas ocasiones ayudándole cada vez que lo necesitaba. Se recordó una frase de Manolo. “Si La Hortensia hubiera conducido un deportivo como el de Teresa, enamorarse de ella hubiese sido más fácil; hubiese sido amor y del grande”. Para Manolo era más importante el cambiar de estatus que el amor por Hortensia.” “¿Historia de amor? No. El Pijoaparte es un arribista que quería salir de su ambiente como fuese.” Para finalizar, alguien resaltó que los amores auténticos que hay en la novela, son los de Maruja y Hortensia hacia Manolo, pero no el de Teresa.

El aspecto socio político está más entremezclado en la novela. “Marsé hace una crítica despiadada a esos chicos universitarios, representados por Luis Trías y la misma Teresa, que querían cambiar la sociedad mientras disfrutaban de todas las comodidades.” “Para mí este aspecto ha sido lo más importante. He visto la novela entera como una crítica social de la época. Por eso no veo tanta historia de amor. Lo veo como algo pasajero, experimental para ella y para él una forma de cambio social. Ha podido más esa parte de crítica político-social. “¿Y no podemos unir lo socio-político con el romanticismo?”  “Debemos ver normal el que tengamos diferencias de apreciación. Yo lo veo más como un relato de las diferentes clases sociales de la época: burgueses, obreros, universitarios, barrios pobres… y lo politizada que estaba la universidad, cuyo líder Luis Trías era un niño de papá. Hace una crítica a estos universitarios progres, empezando por la misma Teresa que iba a esas reuniones conduciendo un coche deportivo.” “Hay una crítica social muy fuerte, de lo mejor de Marsé. Las diferencias entre los dos mundos que representan Teresa por un lado y Maruja y la Hortensia por otro, están muy bien reflejados, así como los dos barrios: el rico, San Gervasio y el pobre, El Carmelo. Estos dos mundos quedan perfectamente descritos. Los veraneos y villas de las clases pudientes, las verbenas populares, las calles y casas de El Carmelo…” “Yo quisiera destacar que El Pijoaparte es el único que quiere cambiar su destino entre los de su clase. Todos se conforman con lo que la vida les ha ofrecido: su hermanastro, El Cardenal, Bernardo, La Hortensia… aunque la realidad nos muestra que sea imposible ese cambio social. Creo que es un mérito de Manolo el luchar para que el padre de Teresa o sus amigos le busquen un trabajo y  poder salir de ese ambiente.”

El final no es el propio de las novelas rosas de la época, ya que estas acababan todas bien, por lo que parece que al igual que hace una crítica de los estudiantes progres y la burguesía catalana, también lo quiere hacer de las novelas rosas de tanto éxito entonces.

La acción dura un año y tres meses a partir del verano del 1956, continuando con un último capítulo dos años después cuando El Pijoaparte sale de la cárcel. La narración es en tercera persona (habla el autor), con monólogos interiores de los personajes y, a veces en segunda persona. Utiliza la ironía, que a veces se convierte en sarcasmo, por lo que esta obra se considera una sátira de la sociedad de ese momento.

Respecto a las opiniones sobre el libro, a todos nos ha gustado, aunque algunos reconocen que al principio les resultó difícil de leer porque emplea un lenguaje muy profundo y poético. Describe personas, objetos o acciones de forma precisa, utilizando mucho los paréntesis aclaratorios y abusa de adjetivos y otros recursos  literarios, motivos por los que algunos de los participantes  justificaron que tuvieron que releer muchos párrafos para su comprensión.

La novela estuvo censurada, ya que toda la obra de Juan Marsé fue revisada hasta el extremo por el Régimen franquista dadas las tendencias marxistas del autor al que  se le conocía como el “escritor obrero”. Son curiosas las observaciones que se le hicieron para justificar la prohibición de su publicación: la novela precisaba “una revisión detenida” por su “inmoralidad” y “clasismo” además de recomendarle al autor que cambiara una serie de palabras, “pechos” por “senos”, sustituir el término “muslos” por un neologismo, suprimir “el fino bigotito de alférez provisional” para no ofender a los militares… Lo curioso es que a la censura le preocuparon más los detalles inmorales que los políticos. Y con la hipocresía que había en esta época y cómo fue la adaptación de los charnegos a la sociedad catalana, finalizamos el análisis de la novela. Por último  una de las asistentes nos recomendó la lectura de “El amante bilingüe”, también de Juan Marsé, donde se analiza la doble identidad cultural y lingüística catalana.

Próximo libro: “Las maravillas”                                 Autora: Elena Médel

Fecha: 17 de diciembre                                                Hora: 19h.

Lugar: Todos en casa (Google Meet), salvo que cambien las condiciones de la epidemia y pueda ser presencial.

La sospecha de Sofía – Paloma Sánchez Garnica

La sospecha de Sofía – Paloma Sánchez Garnica

Fecha: 15 de octubre                                Hora: 20 h.

Lugar: Centro Cultural Azucarera            Torre del Mar

Resumen del libro

En una Europa dividida por un muro insalvable, dos hombres y una mujer buscan desesperadamente su destino.

La anodina vida de Sofía y Daniel cambia radicalmente cuando él recibe una carta anónima en la que se le dice que Sagrario, a la que venera, no es su verdadera madre y que si quiere conocer la verdad de su origen debe ir a París esa misma noche. Intrigado, pregunta a su padre por esta cuestión y él le recomienda que lo deje pasar, que no remueva el pasado. Sin embargo, hay preguntas que necesitan una respuesta y esta búsqueda desencadenará una sucesión de terribles acontecimientos y encuentros inesperados de infortunado desenlace que trastocará su vida y la de su mujer, Sofía, para siempre. Madrid, París y su mayo del 68, el muro de Berlín, la Stasi y la KGB, los servicios de contraespionaje en la España tardofranquista y tres personajes en busca de su identidad son las claves de esta fantástica novela con el inconfundible sello de Paloma Sánchez-Garnica.

Resumen de la sesión

No es la primera vez que se plantea en una novela la desaparición de un marido y las dudas que se le presentan a la esposa sobre su identidad cuando vuelve a casa. Esta fue una de las preguntas que se plantearon algun@s de l@s asistentes sobre si es creíble esta historia en la que Sofía no distingue el cambio que se produce entre su esposo Daniel y su hermano gemelo Klaus (cuya existencia ella desconocía) tras la salida del primero hacia París para resolver un problema laboral del bufete donde trabajaba con su padre.

Para su análisis, la novela, según matizó uno de los asistentes, tiene tres partes muy diferenciadas que nos ha servido para conocer o recordar momentos históricos de Madrid, París y Berlín entre los años 1960 y 1989 y muchas de las características de la sociedad de la  España franquista, de las revoluciones estudiantiles de mayo del 68 en Francia y la construcción y caída del muro de Berlín. Dos dictaduras, la de España y la de la Alemania Democrática, frente a la esperanza de grandes cambios sociales que van a suponer las revueltas en Francia, salen a relucir en esta historia que tiene a Sofía,   Daniel, su marido, y  su gemelo Klaus como protagonistas principales.

Cuando analizamos la vida de esta pareja resaltamos su monotonía en todos los aspectos familiares y en sus relaciones como pareja, la imposición del criterio del marido en todas las decisiones, la dedicación de Sofía exclusivamente a ser una esposa “comodiosmanda”, vistiendo como le gustaba a Daniel y dejando el finalizar su carrera de Química para mejor ocasión porque quien tenía que traer el sustento a la casa era el marido. Para colmo, Sofía tenía una amiga íntima, Carmen, azafata de profesión, a quien envidiaba sanamente por la libertad de que disponía y el estilo de vida que llevaba. Ello le llevó a replantearse su forma de vivir en alguna ocasión, pero…  Sale a colación las diferencias entre los derechos de los hombres y las mujeres de esta época en nuestro país y alguien recordó la famosa frase “se dice que detrás de un gran hombre siempre hay una gran mujer” y ¿por qué no puede ser al revés? matizó. A su vez Daniel, que le hubiese gustado ser Físico (conoció a Sofía en una conferencia de esta materia), terminó siendo abogado en el bufete de su padre Romualdo Sandoval por imposición de este. Como se ve, todo un retrato de la época.

Alguien quiso recordar cómo la intensa amistad de Sofía y Carmen estaba relacionada con la que mantuvieron sus padres, Zacarías y Vicente  y que provenía de los tiempos de la Guerra Civil en la que ambos coincidieron en la zona republicana. Zacarías y Adela (padres de Sofía) formaron un matrimonio de conveniencia debido a las circunstancias que le tocó vivir a él, mientras que Vicente y Concha (padres de Carmen) fueron pareja desde que se enamoraron siendo jóvenes. Zacarías quiso que su hija Sofía continuase con los estudios, pero una vez casada, Daniel y Adela (marido y suegra) unieron sus fuerzas para impedirlo.

¿Y cómo aparece Klaus, hermano gemelo de Daniel, en la vida de este y en la de Sofía? Klaus vive en la Alemania Democrática con sus padres a donde llegan después de residir un tiempo en Rusia. La familia Zaisser fue una de las muchas que se exiliaron a este país durante la Guerra Civil de España desde la zona republicana. Se recuerda como la Stasi (la policía política de la Alemania Democrática) obliga a que Klaus sirva a sus intereses al capturarlo cuando intentaba escapar a Berlín Occidental junto a su pareja Hanna y su hija Jessie, intentando saltar el Muro. A ellas dos se las llevaron y él fue encerrado en una prisión durante varios meses. La forma de pagar su deuda sería, dadas sus grandes capacidades intelectuales, entrar al servicio de espionaje de la Stasi. A pesar de negarse en un principio por sus ideas políticas diferentes, accedió al ser chantajeado con matar a su pareja y su hija, realizando operaciones en diferentes países. Enterada la Stasi de que Klaus había utilizado contactos oficiales para averiguar donde vivía su hermano gemelo a petición de su madre, lo consideró alta traición y  quisieron aprovechar esta circunstancia para forzar a Klaus a una operación en la que lo infiltrarían en el bufete de Romualdo Sandoval, muy influyente en el régimen franquista, eliminando previamente a este y sustituyendo a Daniel por Klaus dado su parecido idéntico. El bufete les serviría de tapadera para operaciones de espionaje en Madrid junto a la KGB rusa.

Klaus atrae a Daniel a París, tras hacerle llegar una carta a su despacho en la que le dice que aquella a quien considera como su madre (doña Sagrario) no lo es, y que si quiere conocer a su madre biológica tiene que desplazarse a París. Daniel le dice a Sofía que tiene que salir de forma urgente para resolver allí un asunto de trabajo ante la sorpresa de Sofía. Una vez en París se lleva una impresión mayúscula al encontrarse frente a su gemelo. Y a su vez un desconcierto mayor cuando se entera que para conocer a su verdadera madre, Gloria Montes, tienen que trasladarse a Berlín, a la zona Oriental.

Alguien resalta el encuentro de Daniel con sus padres Alwin y Gloria, como de mucha dureza. El padre biológico, de arraigadas ideas comunistas, rechaza la presencia de Daniel en su casa delante de su madre. El motivo que aduce es el  que Daniel vive como un burgués en la dictadura franquista. También está presente su hermana Bettina, que observa la escena de forma indiferente. Bettina, que es médica, tiene entre sus proyectos secretos salir en cuanto sea posible de la Alemania Democrática pues, al contrario que su padre, ella no está de acuerdo con el régimen comunista del país. Daniel, ante el ambiente de rechazo que encuentra en la casa de sus padres y una vez que ha conocido a su madre, decide regresar a Madrid, pero traicionado por su hermano no llega a pasar el control de Aduanas de la Alemania Democrática. Se quedaría en una cárcel de Berlín durante diecisiete años. Ello nos llevó a hablar también del tipo de sociedad existente en la Alemania Democrática. De la tristeza que se respiraba en sus habitantes, de la falta de libertad y de la diferencia existente entre el tipo de vida de las clases dominantes y el resto del pueblo como se percibe aún en las construcciones, según manifestaron quien han visitado las zonas de Berlín a ambos lados del Muro.

Recordamos como antes de la llegada de Daniel a París, la KGB rusa, en colaboración con la Stasi, llenó la vivienda de Daniel y Sofía de micrófonos para que Klaus, que vivía en un piso frente a la casa de ambos, conociese todo lo referente a la forma de ser, pensar y vivir del matrimonio para que cuando sustituyese a Daniel, Sofía no sospechase nada. La Stasi, una vez detenido Daniel en Berlín, analizaron el cuerpo de este y reprodujeron en el de Klaus hasta el último detalle (operación de amígdalas, cicatrices, quemaduras…) para que fuese idéntico a Daniel cuando llegase el momento.

Sofía le había pedido a Daniel que en cuanto llegase a París la tuviese informada por teléfono. Él así lo hizo, pero Klaus se encargó de que las llamadas o los telegramas a los que recurrió Daniel al no ser efectivas estas, nunca llegaran a su destino en Madrid. El tiempo pasaba y el nerviosismo de Sofía aumentaba queriendo presentar una denuncia ante la policía por la desaparición de su marido, idea que le quitó de la cabeza su suegro que conocía el motivo real de la marcha de Daniel a París. Llegado un momento, Sofía decide ir en busca de su marido en un principio acompañada de su íntima  amiga Carmen que se había ofrecido, aunque al final por motivos de trabajo no lo pudo hacer y ello supuso un grave varapalo para Sofía que nunca había viajado sola. Su padre, Zacarías, encontró la solución al ponerla en contacto con Patricia, amiga de juventud y de profesión de quien estuvo realmente enamorado, que trabajaba en París y con quien hablaba con frecuencia. La hija de esta, Monique, la esperaría en el aeropuerto como así fue y le ofreció quedarse en su casa durante el tiempo que estuviera en la ciudad. Los primeros días los dedican a buscar a Daniel empezando por el hotel donde se quedó nada más llegar, por los diferentes hospitales, la policía e incluso tanatorios, sin resultado alguno. La llegada de Sofía en mayo del 68, va a coincidir con las revueltas estudiantiles que pudo vivir en primer plano en diferentes momentos. Esta situación nos sirvió en la tertulia para comparar, según el relato de la autora, los dos modelos de sociedad, francesa y española, en aquellos momentos. Las conversaciones entre Monique y Sofía sobre el divorcio (los padres de la primera estaban divorciados), la homosexualidad (la relación mantenida entre Monique y Sofía  una de las noches), los libros que leía Monique y que recomendó a Sofía, muchos de ellos prohibidos en España, cómo cambia su forma de vestir utilizando por primera vez pantalones… Dos culturas completamente diferentes. Pero alguien recordó, porque va a ser importante posteriormente, que todo lo que ocurría en el piso de París también quedó completamente grabado por los servicios secretos de la Stasi para ser utilizado por Klaus. Durante esta estancia, la madre de Daniel llamó a Sofía para comunicarle que su suegro había sufrido un accidente de coche y se encontraba muy grave. La Stasi había actuado, como estaba previsto, aunque no de forma completa.

Klaus considera que es el momento de que Daniel (Klaus) aparezca de nuevo en la vida de Sofía y la cita para verse, tras grandísima sorpresa de esta, en el mismo hotel en que estuvo cuando él llegó a París. Klaus le cuenta a Sofía que había ido a conocer a su madre biológica y  que ésta, muy enferma,  había fallecido posteriormente. Le pidió que no le contase nada de ello a Sagrario para no hacerla sufrir y Sofía le informó del accidente sufrido por su padre, por lo que deberían regresar a Madrid urgentemente si quería verlo con vida. Una vida que él ayudó a rematar cumpliendo las órdenes de la Stasi con el fin de hacerse cargo del despacho de su padre según tenían previsto. La Stasi le había proporcionado a los servicios secretos rusos de la KGB una infraestructura inmejorable.

Y surge la pregunta clave por algunas de las asistentes. ¿Cómo es posible que Sofía no se diera cuenta de que Daniel  había sido sustituido por Klaus? Más con las diferencias en el trato que va a experimentar en su “nueva” vida: Daniel le permite conducir “su” coche, le va a animar a que continúe con el doctorado y pueda trabajar con su padre en la investigación, ya no  organiza su vida, la invita a que esté fuera de casa cuanto más mejor, todo ello previsto para que Sofía con tanta actividad, no pueda notar las posibles diferencias en la convivencia diaria. Incluso es consciente del cambio habido en las relaciones íntimas y aunque nunca llega a notar diferencias físicas, sí le comenta a su amiga Carmen que a veces le parecía que estaba viviendo con otro hombre por el olor del sudor, su aliento, la manera de abrazarla. “¿A ti te va bien? ¿Te gusta el cambio? Debes comprender que la muerte de su padre, que lo dominaba completamente, y el viaje a París, lo han cambiado”, le decía Carmen y también su padre, encantado sobre todo con que terminase su carrera y se dedicara a la investigación científica como él.

Klaus vivió sustituyendo a Daniel durante seis años y, en la última etapa, ocurrieron  una serie de casualidades e incidentes en su domicilio y en el bufete controlado por la KGB, que hicieron sospechar a Sofía de que Klaus le ocultaba algo. Klaus vuelve a utilizar miembros de los servicios secretos de la Stasi para ayudar desde Madrid a su hermana Bettina a pasar a Alemania Occidental. Enterados estos y en venganza, secuestran a su hija Beatriz que es llevada a la RDA. Le ofrecen su libertad a cambio del regreso de Klaus y Bettina a su país. Klaus se compromete ante Sofía a traer de nuevo a su hija y ante la Stasi a cumplir las condiciones impuestas. Será su último viaje.

Comentamos las traiciones de Klaus tanto a Daniel como a Bettina, entregándolos a la Stasi y siendo una víctima del sistema totalitario que existía en la RDA, ya que no aceptando sus ideas, tuvo que obedecerlas desde el momento en que lo capturaron al querer escapar a la Alemania Occidental. Una vez se hubieron entregado Klaus y Betina, y tras morir Klaus en un enfrentamiento con la policía, “su hija” Beatriz es trasladada de nuevo a Madrid y a Sofía se le entrega, junto a su hija, un certificado de defunción de “su marido” Klaus (para ella Daniel Sandoval). Once años de viudedad hasta que la RDA consideró que Daniel Sandoval había redimido la pena a la que fue condenado cuando al querer quitarle la pistola a un guardia que lo vigilaba, para suicidarse, le disparó a este en el forcejeo.

Daniel regresa a Madrid y a través de Elvira, la secretaria del bufete, se encuentra de nuevo con Sofía ante el estupor y las dudas de esta, a pesar de contarle la verdad de lo sucedido. Durante seis años, Daniel y Sofía intentaron recuperar una relación, que a juicio de diferentes asistentes, estaba lastrada por los recuerdos de ambos respecto a Klaus. Daniel le dice a Sofía que ella ve en él a Klaus de quien seguía enamorada ya que fue quien le cambió la vida. Enterado una noche, viendo la tv de que se había producido la caída del Muro de Berlín, Daniel decide regresar a Alemania donde visita a su madre, su hermana y la tumba de Klaus. Allí coincidió con Hanna (primera pareja de Klaus y posteriormente casada con un dirigente de la RDA) a quien le agradeció la ayuda que le había prestado mientras estuvo encarcelado. Hanna intenta que Daniel se quede con ella, pero este se da cuenta que ve en su persona a Klaus. Daniel, con este viaje, quiso “enterrar” definitivamente los recuerdos de Klaus y de Hanna y se encontró en Berlín con una sorpresa: Sofía que venía también a borrar el recuerdo de  Klaus y a recuperar para siempre a Daniel.

Destacamos el retrato de los diferentes personajes y cómo se describen perfectamente los ambientes familiares de la dictadura franquista y la comunista, la influencia que tuvo el Muro en la  Alemania Democrática, así como el ambiente de transformación cultural que se respiraba en mayo del 68 en París. De lectura fácil, me ha gustado mucho – manifestó otra de las asistentes – manteniéndome en vilo toda la historia. A mí me ha encantado como describía los ambientes – se dijo – ya que me parecía estar viendo lo que relataba. En general, nos ha gustado a todos ya que la credibilidad de la obra al poner en duda que una mujer pueda o no reconocer a su marido entre dos gemelos, es una anécdota frente a todo lo que ha dado de sí la novela en el análisis de los aspectos sociales e históricos que nos relata la autora.

0-o-0-o-0-o-0-o-0

Próximo libro: “Últimas tardes con Teresa”          Autor: Juan Marsé

Fecha: 19 de noviembre      Lugar y hora: Pendientes de las circunstancias actuales

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
error: Contenido protegido