Actrices secundarias – Purificación García Díaz

Actrices secundarias – Purificación García Díaz

Fecha: 20 de Diciembre                       Hora: 20 h.

Lugar: “Casa de Las Titas”                  Vélez- Málaga

Resumen del libro

Actrices secundarias empezó a gestarse en verano de 2017, cuando, animada por María Alcantarilla, la autora comenzó a trabajar en la que es su primera publicación en solitario. El libro consta de veintitrés relatos y microrrelatos que hablan de lo cotidiano, del ser humano y de sus miedos, frustraciones, contradicciones y errores. Los personajes se mueven entre dualidades: vida-muerte, verdad-mentira, engaño-desengaño… Es por ello que todas las historias mantienen entre ellas un vínculo estrecho. “Baylla” y “Darina” hablan de la dura experiencia de la emigración, así como también “Jungle de Calais” tiene como tema central un campo de refugiados. Es imposible no observar el universo femenino en “Mi amiga Mildred”, “Domingo 25, diciembre” o “Una vida plena”, donde la autora nos habla de la cotidianidad más allá de la anécdota, estrechamente ligadas entre sí por los miedos, la soledad, el amor o el abandono. El monólogo interno, en las historias y en los diálogos aparentemente ingenuos que mantiene la protagonista con su amiga, está impregnado de una extraordinaria humanidad. Todas ellas, historias con las que el lector se puede sentir fácilmente identificado. La música, por otro lado, juega un papel importante en el libro, como lo hace en la vida de la autora. Es una forma de canalizar mi estado de ánimo. Algo parecido a lo que me ocurre cuando escribo, es una necesidad. Cada uno de los relatos va ligado a un tema musical, lo que confiere un interés adicional a este libro en el que pensamiento y emoción se entretejen, con finales, giros y desvíos sorprendentes.

Resumen de la sesión

Hoy era de esos días muy especiales en los que en el Club de Lectura tenemos la suerte de compartir con la autora del libro elegido, lo que su lectura nos ha transmitido. De saber si los sentimientos que hemos descubierto al leerlo, coinciden con los que llevaron a la autora a plasmarlos en el papel. Pero como también nos acompañaba en esta sesión nuestra Presidenta de la SAC, Pilar Pezzi, fue ella la que inició la sesión saludando a nuestra  escritora  y agradeciéndole su presencia.

La primera pregunta era obligada: Puri, ¿cómo surgen estos relatos y microrrelatos?  “Yo mi inspiro principalmente en la calle y cuando llegaba a casa los iba escribiendo. También hay hechos reales como en el caso de “Darina” e incluso en el libro hay mucho más de mi madre que mío. Pero, en general, es ficción, no es autobiográfico.  Sinceramente no tenía intención de publicarlos porque yo no tenía muchas ganas de lanzarme al ruedo, pero me empujaron a hacerlo.”

Y ya, como el que no lo quiere, van surgiendo los diferentes títulos y Puri nos va desgranando el porqué y cuándo escribe sobre Bailla, muchacha que quizá llegó en patera como tantos emigrantes y que diariamente va vendiendo sus abalorios por bares y restaurantes de  Torre del Mar combinando los equilibrios de su canastilla en la cabeza con el cuidado de sus dos pequeños, uno a la espalda y otro agarrado a su vestido.” Me impresionó su elegancia, su sonrisa, frente a la falta de educación y de delicadeza de los que la mareaban para, al final, no comprarle nada” nos explicaba Puri. “Es que la finalidad de estos relatos es la denuncia. Hay muchas formas de denunciar y ésta es la que yo elijo”, nos decía…

En “Moscas de compañía” relacioné a una persona que conocí, una mujer gruesa y de aspecto grotesco, con una soprano y cierto desequilibrio mental. También le he querido asociar el sufrimiento de las familias que conviven con esta situación.

En “Una vida plena” comentamos la ironía con la que quiere dar a entender el papel secundario de las mujeres que comparten sus vidas con maridos que se consideran “mucho más importantes” en su relación de pareja. El final sorprende por su sencillez y contundencia. Mientras que con “Blue Moon” recuerda en una tierna historia a las familias que sufren la enfermedad del Alzheimer en alguno de sus miembros.

También nos habló de Mildred, personaje de ficción que ella utiliza (y piensa seguir utilizando según nos confesó) “porque es una amiga que representa a muchas mujeres ante el miedo, la soledad, el abandono, la tristeza, el desamor… “Y es que Puri, que tiene una sensibilidad a flor de piel, cuando no presencia hechos en la calle que le afectan profundamente y que combate sentándose ante una hoja para desahogarse, pone en boca de otros personajes de ficción situaciones que son reales como la vida misma.” Y es que hay historias que te remueven. El desasosiego que se respira en el libro es el que tengo yo”, nos confesaba.  Así surge “Domingo 25, Diciembre”: “¿Y tu marido? Mírame y dime: ¿Te valora? ¿Te valora tu marido?” O “El vacío” donde se relata cómo se puede rectificar ante una equivocación. “Cuántas personas no son capaces de cambiar su destino y se mantienen con su pareja a pesar del fracaso. Hay mucha mujer sola; hay mucha gente en nuestro entorno, sobre todo jóvenes, que viven en soledad”, nos decía Puri. Y no podía faltar  la denuncia de los malos tratos en el relato “Lo que nunca me contabas”: “Mi madre había cambiado sus gustos por las gafas de sol y ya casi nunca salía sin ponérselas, y a mí me resultaba extraño porque a ella no le había gustado nunca usar ese tipo de gafas.”

Pero también hay historias entrañables donde el amor y los recuerdos felices fluyen,  como en “Un día para recordar” o incluso dos relatos en los que nos cuenta algunas de sus vivencias personales cuando estuvo en un internado: “Lo que nunca me contabas” o “El cuarto de las ratas”.

También se leyeron dos de los microrrelatos por parte de los asistentes a la sesión: ”Jungle de Calais” y “El tiempo implacable” mientras Puri nos decía que los relatos cortos pueden llegar a decir más que las narraciones largas. En el libro he ido intercalándolos para que fueran más armoniosos…

Hubo quién cuestionó el título de “Actrices secundarias” para el libro y ella nos explicó que tuvo un problema al ponerle un título, ya que aunque siempre lo es, porque titular un libro es muy complicado, en este caso, al estar integrado por muchas historias, lo fue más todavía. Nos aclaró que este título iba con ironía, pues la mujer, para ella, tiene  un papel principal, como el de una actriz en una película. Pues a  estas actrices secundarias habría que sacarles unas actrices protagonistas en otra obra, le sugirió alguien.

También resaltamos una característica original en este libro y es la relación entre cada historia y un tema musical, porque para Puri la música es muy importante en la vida:” Siempre llevo mi música pues siento que me calma el dolor.” Ello ha servido para que muchos de los asistentes a la tertulia descubrieran a algunos de los cantantes o títulos que interpretan   y se le sugirió a  Puri que en próximas ediciones del libro acompañase junto a la nominación de los relatos, las citas de dichas canciones. Corinne Bailey Rae, Billy Holliday (Blue moon), Eric Clapton, Sam Cooke, Francisco Tárrega, Pavarotti, Priscilla Ahn, Van Morrison, Leonard Coen o Cesária Évora, son algunos de los artistas que nos pueden acompañar con canciones íntimamente relacionadas con los textos de los relatos y así canalizar mejor las emociones que transmiten.

Y por último le preguntamos ¿objetivo conseguido? “El libro me está dando muchas satisfacciones porque no me lo esperaba; y es que yo creo muy poco en mí. De hecho no veía el momento de publicarlo” nos dijo. Y es que si el libro nos dio para debatir los diferentes temas durante hora y media, es porque nos ha  merecido la pena leerlo ya que son historias basadas, todas ellas, en la realidad que vivimos.

Gracias, Puri, por este regalo en forma de libro, por mostrarte tan auténtica como lo has sido durante el debate en el Club de Lectura y por haber reservado este día para compartirlo con nosotros. Ánimo y mucha suerte en tu próximo libro, porque tiene que haberlo…

o-O-o-O-o-O-o-O-o

Próximo libro: ”Pequeñas mentiras”                           Autora: Liane Moriarty

Fecha: 17 de enero                                                       Hora: 20

Lugar: “Centro de Adultos ”                                        Vélez – Málaga

El libro de los Baltimore – Jöel Dicker

El libro de los Baltimore – Jöel Dicker

Fecha: 22 de noviembre                                    Hora: 20

Lugar: Hotel Torremar                                      Torre del Mar

Resumen del libro

El protagonista de “El libro de los Baltimore” vuelve a ser Marcus Goldman, el cual relata la historia de su familia, incluyendo su relación con dos de sus primos, con quienes fundó en su juventud la Banda de los Goldman.

Construida a base de flashbacks y vueltas al presente, “El libro de los Baltimore” gira alrededor de un misterioso drama que constituye el corazón de la novela. La influencia de autores como Roth es notable, aunque según gran parte de la crítica, Dicker se queda un escalón más abajo, presentando una novela entretenida y bien armada, pero sin convertirse en gran literatura. Hasta que tuvo lugar el Drama existían dos ramas de la familia Goldman: los Goldman de Baltimore y los Goldman de Montclair.

Los Montclair, de los que forma parte Marcus Goldman, autor de “La verdad sobre el caso Harry Quebert”, es una familia de clase media que vive en una pequeña casa en el estado de Nueva Jersey. Los Baltimore, prósperos y a los que la suerte siempre ha sonreído, habitan una lujosa mansión en un barrio de la alta sociedad de Baltimore.

Resumen de la sesión

Iniciamos el coloquio haciendo alusión a la otra gran obra de Joël Dicker que también hemos leído en el Club de Lectura, “La verdad sobre el caso Harry Quebert” y cómo recurre al mismo personaje principal, el escritor Marcus Goldman, aunque no tengan nada que ver una y otra obra. A quien no ha leído la primera se la recomendamos ya que, para muchos de los asistentes, supera a la que analizamos hoy.

Respecto a “El libro de los Baltimore”, en primer lugar se comentó el origen de los nombres con los que se conocen a las dos familias y su composición. El abuelo de Marcus fue quien empezó a referirse a sus hijos Saúl y Nathan como los Goldman de Baltimore (Maryland) y los Goldman de Montclair (Nueva Yersey). La primera familia y tíos de Marcus – el protagonista que nos va a contar la historia de las dos familias – estaba formada por Saúl y Anita y su primo Hillel, casi de la misma edad de Marcus; más adelante adoptarían a Woody que fue considerado como un hijo más. La segunda familia, estaba formada por Nathan y Deborah, padres de Marcus.

También van a tener mucho protagonismo en esta obra la familia Neville, formada por Patrick y Gilliam (padres) y Scott y Alejandra (hijos).

La obra, a juicio de los participantes en la tertulia, está muy bien escrita, leyéndose con gran facilidad y creando adicción, ya que te va enganchando para conocer el desenlace final. A lo largo de las diferentes partes del libro, el lector piensa en cual va a ser el desenlace del drama familiar (el Drama) a que hace referencia Marcus Goldman en numerosas ocasiones, y siempre  se dan una serie de circunstancias para modificar ese desenlace que el lector preveía. Al final el autor nos sorprende a todos.

El libro, además, nos dio pie a analizar en la tertulia una lista de comportamientos humanos que Marcus Goldman hace aflorar al contarnos la vida de las dos familias:

El acoso escolar que sufren tanto Hillel como Scott y la importancia que tuvo la presencia de Woody para luchar contra él.

La ambición, representada por el comportamiento del tío Saúl en un momento de su vida.

La amistad, simbolizada por la Banda de los Goldman (Hillel, Woody y Marcus) a los que unirían más tarde Scott y Alexandra Neville. Estas muestras de amistad alcanzan su máxima expresión en la integración de Scott (que padecía fibrosis quística) dentro del grupo.

El amor, que se tienen desde la adolescencia Alexandra y Marcus; un amor secreto dentro de la Banda y que va a tener gran trascendencia en el desenlace del Drama.

Los celos, que van a influir en decisiones que van a tomar tanto el tío Saúl como su hijo Hillel. También los que tenía Marcus de Hillel y Woody cuando los veía con  Alexandra.

El compromiso, que aceptan los miembros de la Banda de los Goldman actuando como una piña cuando necesitaban ayudarse.

La envidia, de sorprendente reacción en Hillel y el tío Saúl así como la que sentía Marcus cuando comparaba el estilo de vida de los Goldman de Baltimore con la de su familia: “¿Por qué no soy un Goldman de Baltimore?” se preguntaba.

Los equívocos y malas interpretaciones, que, como ocurre por desgracia en la vida diaria, llevaron a tomar a muchos de nuestros protagonistas decisiones equivocadas que van a tener graves consecuencias para ellos.

La generosidad y el cariño, de la que hacen gala el tío Saúl y la tía Anita al adoptar a Woody y considerarlo como un hijo más en todos los aspectos.

La humildad, con que acepta el tío Saúl el nuevo giro que toma su vida.

Los malos tratos y violencia de género, que sufría Colleen, dependienta de la estación de servicio de Madison (ciudad donde estudiaban Hillel y Woody)  por parte de su marido Luke. Por circunstancias del destino, Woody, que siempre estaba dispuesto a ayudar a quien lo necesitase, se vio involucrado en este problema que va a tener consecuencias irreversibles para el desenlace del Drama.

El perdón, reflejado en la persona de Woody que es capaz de perdonar una traición de alguien muy allegado y que va a cambiar el destino de su vida.

Los secretos, que mantienen unos y otros, por lo que a medida que nos acercamos al final del Drama, se comprenden muchos de los comportamientos de los protagonistas.

La traición y el engaño, por parte de uno de los protagonistas, que se descubre al final del libro y que van a contribuir a aclarar comportamientos que van a desencadenar el Drama.

La violencia, que va a llevar a la consumación del Drama por culpa de la toma de una serie de decisiones que pueden parecer para el lector incomprensibles, pero que forman parte de muchos ejemplos de la vida diaria.

Lógicamente, en la tertulia se citaron todos estos comportamientos de cada uno de los personajes de forma detallada, pero por respeto a quien lea este resumen y desee leer el libro, se insinúan pero no se detallan. Si quieres conocer en qué consistió el Drama, al leer el libro descubrirás el desenlace de esta fascinante historia que nos cuenta Joël Dicker por medio de la pluma del escritor Marcus Goldman.

P.D. Como dato curioso, la tertulia de este libro tuvo lugar el penúltimo jueves del mes de noviembre que en Estados Unidos celebran como la fiesta de Acción de Gracias y que en el  argumento del libro tiene cierta trascendencia. Pura casualidad.

o-O-o-O-o-O-o

Próximo libro: “Actrices secundarias”                           Autora: Purificación García

Fecha: 20 de diciembre                                                   Hora: 20

Lugar: “La Casa de las Titas”                                         Vélez – Málaga

Las hijas del capitán – María Dueñas

Las hijas del capitán – María Dueñas

Título: “Las hijas del capitán”                               Fecha: 18 de octubre

Lugar: Hotel Torremar                                           Hora: 20

Resumen del libro

Nueva York, 1936. La pequeña casa de comidas “El Capitán” arranca su andadura en la calle catorce, uno de los enclaves de la colonia española que por entonces reside en la ciudad. La muerte accidental de su dueño, Emilio Arenas, obliga a sus hijas veinteañeras a asumir las riendas del negocio mientras en los tribunales se resuelve el cobro de una prometedora indemnización. Abatidas y acosadas por la urgente necesidad de sobrevivir, las temperamentales Victoria, Mona y Luz Arenas se abrirán paso entre rascacielos, compatriotas, adversidades y amores, decididas a convertir un sueño en realidad. Con una lectura tan ágil y envolvente como conmovedora, “Las hijas del Capitán” despliega la historia de tres jóvenes españolas que cruzaron a la fuerza un océano, se asentaron en una urbe deslumbrante y lucharon con arrojo para encontrar su camino: un tributo a las mujeres que resisten cuando los vientos soplan en contra, y un homenaje a todos aquellos valientes que vivieron la aventura a menudo épica y casi siempre incierta de la emigración.

Resumen de la sesión

A juicio de los asistentes fue oportuna, por  su actualidad, la elección de este libro para comentarlo en el Club de Lectura. El tema de la emigración resulta necesario debatirlo en estos momentos para recordar que nosotros, los españoles, en su momento también tuvimos que recurrir a desplazarnos a otros países para poder salir adelante, con todos los problemas que ello acarrea. En el coloquio se marcó la diferencia entre los emigrantes españoles que se fueron en busca de trabajo en aquella época – años 30 –  con un desconocimiento total del idioma en el caso de EE.UU. y los que se van hoy en día, sobre todo jóvenes, con un  mayor conocimiento de los idiomas, primordialmente el inglés. Por otro lado, recordamos las circunstancias de las migraciones que sufre Europa en este momento que  son una mezcla de  causas económicas y políticas y que también sufrimos los españoles en otras circunstancias históricas.

Con respecto al tema que nos relata el libro, se destacaron la solidaridad de que hicieron gala los españoles residentes en Nueva York ayudando generosamente a una familia desconocida para ellos, con motivo de la desgracia que sufrieron los Arenas al morir, trágicamente, el cabeza de familia y el genio y el carácter de las tres hermanas, Victoria, Mona y Luz para salir adelante ante el panorama tremendamente complicado que se les presentaba y cómo fueron capaces de rebelarse ante esas dificultades.

A una de las asistentes no le cuadraba la presencia en la novela, y su engarce con el tema, del Conde de Covadonga, Alfonso de Borbón y Battemberg, aunque para otros fue una forma de presentar también en el exilio  la existencia de las dos Españas, monárquica y  republicana, como se observa en algunos de los capítulos. Debido a sus

raíces obreras, estos emigrantes fueron mayoritariamente defensores de la República y durante la Guerra Civil contribuyeron económicamente a su favor. También se relata en el libro cómo se inscribieron en algunas de las Asociaciones creadas para ayudar a aquellos emigrantes españoles que lo pasaban mal, como la Unión Benéfica Española, el Centro Hispano/ Casa de España o La Nacional, entidades que con el tiempo se unificaron en la Sociedad Española de Beneficencia – La Nacional, que aún pervive en la calle Catorce de Nueva York.

Aparte de la figura del Conde de Covadonga, destacan otros personajes con mucha fuerza como Sor Lito y su “Casa María” que tanto ayudaron a los emigrantes; Fidel, original personaje aspirante a ser “heredero” de Carlos Gardel y que colaboró en numerosas ocasiones con las hermanas Arenas; la señora Milagros- su vecina gallega- de mal carácter pero que siempre estaba en los momentos difíciles; Luciano Barona, Chano y Tony, importantes en la novela por su relación con Victoria y Mona. También ayudan a darle realismo a esta historia la “presencia” de Xavier Cugat, Carlos Gardel o Rita Hayworth.

Respecto al análisis literario, se considera que la autora utiliza una narrativa muy sencilla que engancha y hace que este libro  se lea de manera fácil. Es una historia muy trabajada y bien documentada relatándonos aspectos poco conocidos de la emigración española en Nueva York. Se considera interesante la mezcla de personajes de ficción con otros reales, así como la localización de la historia en una serie de lugares, muchos de los cuales existen en la actualidad.

Con respecto al final que la autora da a su historia, ha habido disparidad de opiniones. Para unos es un final precipitado y para otros, rebuscado. La existencia del Epílogo  sirvió  para aclarar el desenlace de los principales personajes a quien tuvo dudas. Y alguien planteó que el final de una novela es lo de menos muchas veces si se ha disfrutado de una buena narrativa como en este caso, considerando muy recomendable su lectura.

O-O-O-O-O-O

Próximo libro: “El libro de los Baltimore” Autor: Joël Dicker

Fecha: 22 de noviembre                                       Hora: 20H.

Lugar: “Hotel Torremar” de Torre del Mar

Caída y auge de Reginald Perrin – David Nobbs

Caída y auge de Reginald Perrin – David Nobbs

Fecha: 17 de mayo  Hora: 20
Lugar: Hotel “Torremar” de Torre del Mar

Resumen del libro

Inspiradora de una de las comedias televisivas más famosas de todos los tiempos, «Caída y auge de Reginald Perrin» es una obra maestra del género humorístico en el ámbito anglosajón. Su protagonista, Reginald Perrin, es un hombre gris; un mediocre e infeliz ejecutivo de ventas cuarentón, que malgasta sus días en la empresa “Postres Lucisol”, sometido a un jefe estúpido para el que desempeña un trabajo alienante, mientras lleva una vida suburbana al lado de su esposa y una familia plagada de gorrones. Hasta que un día, entregado a continuas fantasías que le apartan momentáneamente del sopor, decide tirarlo todo por la borda y dar el gran paso: desaparecer sin dejar el menor rastro, simular su propio suicidio, y adoptar una segunda identidad para volver a comenzar desde cero. Un clásico de la comedia inglesa, considerado uno de los libros más divertidos, crueles e irreverentes de la reciente literatura anglosajona.

Resumen de la sesión

En primer lugar quisiera comentar que llegamos a esta lectura debido a nuestro afán por tocar diferentes estilos y autores y alguien nos sugirió que para darle un giro completo a nuestra lectura anterior (Fahrenheit 451), leyésemos esta comedia, que dicho sea de paso, ha tenido entre los asistentes a la tertulia división de opiniones muy contrastadas. Y es que el humor inglés tiene unas características determinadas que no a todo el mundo le cae bien.

La novela se plantea, a juicio de uno de los asistentes, como una crítica a la sociedad inglesa, de costumbres fijas y falta de alicientes, aunque eso, se dijo, también pasa en otras sociedades. Se nos recomienda como libro divertido, aunque no es así para alguno de los presentes. Es una comedia y “las mejores comedias son las que tratan temas serios” manifestó alguien. Los personajes están bien construidos pero tendiendo al esperpento y la distribución que hace del tiempo contándonos su vida coincidiendo con los días de la semana, es muy original. Los personajes de la obra parecen que están insatisfechos con sus vidas, pero el único que hace algo para remediar la situación es Reginald y con su decisión arrastrará a los demás a cuestionarse su existencia, fueron otras de las opiniones expresadas.

Se hizo un análisis de los protagonistas situando a Reginald como un personaje traumatizado desde su niñez, del que se burlaban los compañeros al considerarlo patoso y metepatas que, insatisfecho de su vida familiar y en plena crisis de los cuarenta, decide simular un suicidio, cambiar de identidad y empezar de nuevo su vida. Comentamos la familia de Reginald  Perrin que está formada por Elizabeth, su esposa, con quien lleva una vida monótona y sin alicientes que le lleva  a dudar de sus facultades sexuales y a iniciar una serie de experiencias con su secretaria Joan  que terminan en fracaso total. Es muy divertida la situación vivida en su casa en la tarde en que se cita con Joan – aprovechando que su mujer se encuentra cuidando a su suegra – y por la que pasan sucesivamente su hijo, su cuñado y su yerno fastidiándoles el plan. Joan termina saliendo de la casa por una ventana. Y el caso es que está enamorado de Elizabeth y la quiere. Ésta tiene una paciencia infinita con Reginald y no encuentra explicación al comportamiento tan extraño que en un momento dado adopta su marido y que raya con la locura: empleo de palabras fuera de contexto (cortapichas, zanahorias…) y a actuar de forma imprevisible como en la excursión a la reserva de animales con la familia de su hija. Del resto de la familia se comentó cómo eran los dos hijos, Mark, aspirante eterno a actor  que no pasa de papeles testimoniales en las pocas obras que le ofrecen y que vive a costa de los “sablazos” que le da a su padre, ante el desconocimiento de su madre, en muchos casos, que piensa que eso no favorece a su hijo. Su hermana Linda junto con su marido Tom, van de “progres” en la educación de sus hijos Adam y Jocasta que aparecen poco en escena pero que tienen “golpes” muy divertidos. También tiene un papel destacado el tío Jimmy especializado  en dar “sablazos alimenticios” al pobre de Reginald o a quien se ponga por delante ya que su familia está en crisis económica permanente. Desconcertante su relación con su sobrina Linda.

También se comentó como muy divertida la cena que tuvo lugar en su casa para agasajar al Director de su empresa “Postres Lucisol”, C.J. y su señora, así como algunos compañeros de trabajo. El desenlace es sumamente ocurrente y muy propio de Reginald. Al día siguiente tenía un compromiso muy importante como conferenciante en representación de su empresa asistiendo al encuentro organizado con motivo del Año Internacional de la Fruta: “A la postre: ¿tenemos los postres que nos merecemos?” era el título de su exposición. De cómo termina esta conferencia os emplazamos a que lo descubráis aquellos que vayáis a leer el libro. Una aventura más de Reginald.

A partir de este momento y con la decisión ya tomada de desaparecer de este mundo como Reginald I. Perrin, decide probar con diferentes nombres y ocupaciones que le suplanten tras su  “fallecimiento”. Por fin decide llamarse Donald Partherre y consigue una documentación falsa y un trabajo como jardinero en un hospital mental…Una peluca y una barba postiza al principio, y natural después, ayudarán a este cambio.

El antiguo Reginald Perrin ya no puede aguantar más y decide visitar a su hija Linda para contarle sus peripecias, pedirle que le sirva de cómplice y le allane el camino porque quiere ver a Elizabeth, su mujer. Enterado de que se va a celebrar una  misa-funeral  por su alma le comunica a su hija que él también piensa asistir, ante el desconcierto de ella que lo considera un disparate. Reginald, es ahora Martín Wellbourne, amigo del difunto al que llevaba muchos años sin ver ya que se fue a vivir a Brasil. Comentamos lo ingenioso que resultó el sermón del sacerdote, basándose en la única frase que Mark decía en la obra de teatro: “Aquí tiene las botas de agua que pidió, señora”, o cuando recuerda al difunto y manifiesta: “Reginald Perrin no ha muerto. ¡Él está aquí hoy entre nosotros, de una forma real y significativa, en esta precisa iglesia, a esta precisa hora!” A Reggie y a Linda se les heló la sangre. Pero era una simple frase de recordatorio.

A partir de ahí se precipitan los acontecimientos y Martín Wellborne va a cambiar, para bien, la vida de Reginald y de casi todos los que habían vivido alrededor de él.

En general nos pareció una novela entretenida en la que sin buscar la risa, el autor mantiene un humor y una ironía a lo largo de toda ella resaltado en ese final estrambótico y absurdo que le lleva tras su “muerte”, a casarse con la misma persona y a trabajar con el mismo jefe en una fundación que lleva su nombre, pero siendo otra persona diferente que va a entender, felizmente, la vida de otra manera.

0-0-0-0-0-0-0-0

Próximo libro: “Las manos de mi madre” Autora: Lola Valle

Fecha: 21 de junio.    Lugar: Ático del Hotel “Torremar” de Torre del Mar   Hora: 20h.

Con este acto  celebraremos nuestra despedida del Curso 2017/18 contando en el mismo con la presencia de la autora de este libro.

 

 

 

 

Fahrenheit 451 – Ray Bradbury

Fahrenheit 451 – Ray Bradbury

Fecha: 19 de abril                                     Hora: 20

Lugar: Hotel “Torremar” de Torre del Mar

Resumen del libro

Fahrenheit 451: la temperatura a la que el papel se enciende y arde.

“Fahrenheit 451” cuenta la historia de un sombrío y horroroso futuro. Montag, el protagonista, pertenece a una extraña brigada de bomberos cuya misión, paradójicamente, no es la de sofocar incendios, sino la de provocarlos para quemar libros. Porque en el país de Montag está terminantemente prohibido leer. Porque leer obliga a pensar, y en el país de Montag está prohibido pensar. Porque leer impide ser ingenuamente feliz, y en el país de Montag hay que ser feliz a la fuerza…El Sabueso Mecánico del Departamento de Incendios, armado con una letal inyección hipodérmica, escoltado por helicópteros, está preparado para rastrear a los disidentes que aún conservan y leen libros.
“Fahrenheit 451” describe una civilización occidental esclavizada por los medios, los tranquilizantes y el conformismo.
La visión de Bradbury es asombrosamente profética.
“Fahrenheit 451 es el más convincente de todos los infiernos conformistas”

Resumen de la sesión

Las novelas distópicas, como esta novela que comentamos hoy, “Nosotros”, “1984” o “Un mundo feliz”- por citar algunas de las más representativas-, describen sociedades en las que se relatan situaciones totalmente indeseables y donde los autores intentan advertirnos de los riesgos a que nos exponemos si seguimos cultivando muchas de las tendencias sociales actuales que nos pueden llevar a un final apocalíptico. Bradbury, en Fahrenheit 451, nos habla de pantallas de televisión que ocupan las paredes de las viviendas donde se exhiben folletines interactivos; avenidas donde los coches corren a 150 kilómetros por hora persiguiendo a peatones; una población que solo escucha una música insípida y anuncios a través de unos minúsculos auriculares insertados en las orejas; la destrucción de los libros porque producen dudas e inquietudes a las personas y eso les lleva a la infelicidad…En las distopías- se comentó-  se busca el llevar el relato a situaciones extremas. La grandeza de novelas como “1984” (publicada en 1949) o de “Fahrenheit 451” (publicada en 1953) es que predicen situaciones similares en muchos casos a las que vivimos actualmente pero con muchos años de diferencia: pantallas de tv cada vez más grandes, cámaras en todos los lugares, controles de las personas, manipulación de las noticias que interesan, abuso de la publicidad que invitan a un consumismo innecesario o de folletines en tv que nos tienen entretenidos permanentemente…

El relato de hechos como los anteriores que se plantean en las novelas de ciencia-ficción distópicas hizo que la primera de los asistentes mostrara su opinión contraria a este tipo de género: “Me deprimía mucho su lectura. Entiendo que es una alegoría sobre la intolerancia y lo mal que les viene a los gobiernos que la gente sea culta y lea, pero a mí no me ha gustado el libro.” La quema de libros de los que nos habla Bradbury  ha sido más frecuente de lo que nos podemos imaginar a lo largo de la Historia, comentó  otro de los asistentes, y nos relacionó algunos de los hitos en la historia de la quema de libros: en China en el año 212 a.C., en Alejandría en diferentes ocasiones en la antigüedad, Florencia durante el S.XV, la “Quema de BIb-Rambla” a comienzos del S.XVI, la quema de libros de autores judíos por el régimen nazi de 1930 a 1945…

Nos llama la atención desde el principio, a qué se dedicaban los bomberos en “Fahrenheit 451”. En un momento en que las casas se construyen con materiales que no arden y los bomberos no pueden apagar fuegos, se les busca una nueva utilidad para servir al Estado: quemar los libros que pudiera haber en las casas, porque la preocupación del Estado es conseguir la felicidad de sus ciudadanos, y los libros, que inducen a pensar y a contrastar, provocan discordia y  sufrimiento. Por ello, si no leen, serán felices. En opinión de uno de los asistentes, lo que Bradbury plantea es una crítica y una advertencia frente a la censura propiciada por el Estado. Aunque el autor, con el tiempo, elimina la censura como principal causa para contar esta historia y pone más énfasis en la crítica a una sociedad analfabeta obsesionada con los medios de comunicación, lo cual iba a ser premonitorio de lo que tenemos hoy en día.

Guy Montag, el protagonista de Fahrenheit 451, está muy satisfecho con su trabajo de bombero y se siente feliz. En el análisis que hicimos del libro, las conversaciones con Clarisse, su nueva vecina de 17 años, con su jefe el capitán Beatty, con el profesor Faber  y con Granger, el “líder” de los proscritos que viven junto al río, van a marcar y cambiar la vida de nuestro bombero. Selección de conversaciones que fueron comentadas por los asistentes y que nos ayudan a conocer cómo era la sociedad en la que se desarrollan sus vidas.

Los diálogos de Clarisse con Montag fueron destacados por una de las asistentes al debate sobre el libro. Clarisse de 17 años, nueva vecina de Montag, pertenece a un familia que son considerados por el resto como “raros” ya que les gusta caminar de noche, oler las flores, ver la salida del sol, observar y charlar con la gente… Hasta le obligan a Clarisse a ir al psiquiatra para saber por qué le gusta andar por el bosque, mirar a los pájaros o coleccionar mariposas.  También la consideraban insociable porque no aceptaba el tipo de vida que llevaban los jóvenes de su época. Montag, sin saber por qué le encantaba charlar con su vecina con quien se  encontraba cada vez que iba al trabajo. Aquella chiquilla que en una de las charlas le suelta de pronto: “¿Es usted feliz?”  había desaparecido de pronto. A Montag, desde entonces, la tierra le parecía vacía, los árboles vacíos, la calle vacía. Al preguntar, le informaron que un coche se la llevó por delante mientras paseaba. La familia desapareció de su barrio.

Alguien comentó que la relación de Montag con Mildred, su esposa, era distante e indiferente. Siempre ella con el Caracol al oído escuchando a gentes distantes, de lugares distantes. Una mujer que a cualquier hora que entrase en la casa no paraba de hablar con alguien de la “familia” (como ella llamaba a la gente de las paredes). Y si no eran las tres paredes, era el coche que Mildred conducía a 150 ó 190 km/h. y que dejaban a Montag sin aliento. Cuando salían del coche, Mildred ya se había puesto los Caracoles en las orejas. Se destacó la conversación de Montag con las señoras Phelps y Bowles que fueron de visita a su casa para ver un programa de tv con Mildred. La conversación sobre los hijos, la política o los libros es muy interesante. A Montag le parecía tan extraña su mujer que era como si no la conociese. Por las noches Mildred tomaba pastillas para dormir e incluso una vez tuvieron que hacerle un lavado de estómago por la cantidad que había tomado. “Tenemos nueve o diez casos por noche; tantos, desde hace unos pocos años, que hubo que inventar unas máquinas especiales”, le dijeron los “enfermeros” a Montag. Tras enseñarle a su esposa los veinte libros que tenía escondidos en el conducto del aire acondicionado, que había robado en los incendios, ésta los quiso quemar, mostrándole su indignación y avisándole de lo peligroso de su comportamiento.

El capitán Beatty, jefe de los bomberos, se presenta en casa de Montag al haberse enterado que estaba enfermo. El capitán, en estas frases nos muestra cuál era el pensamiento de los dirigentes del Estado. Beatty, ve dudas en el comportamiento de Montag y le dice que “un libro, en manos de un vecino, es un arma cargada. Quémalo. Así, cuando las casas de todo el mundo fueron incombustibles, no se necesitaron bomberos para cumplir la antigua función. Se les dio otro trabajo, el de custodios de la paz de nuestras mentes. El bombero se transformó en censor, juez y ejecutor oficial. Eso eres tú, Montag, y eso soy yo”. Y en otro momento de la conversación le recuerda: “Es preferible que un gobierno sea ineficiente, autoritario y aficionado a los impuestos a que la gente se preocupe por esas cosas. El que pueda instalar en su casa una pared de tv, y hoy está al alcance de cualquiera, es más feliz que aquél que pretende medir el universo. No sé si entiendes qué importante eres tú, qué importantes somos nosotros, para que no se pierda la felicidad en el mundo”. Y al despedirse: “He leído unos pocos libros en mi juventud, sé de qué se trata. ¡Los libros no dicen nada!” Entonces alguien lee una predicción que aparece en el postfacio del libro y que Bradbury pone en boca del capitán Beatty  sobre la posibilidad de quemar libros sin cerillas ni fuego: no hace falta quemar libros cuando el mundo empiece a llenarse de gente que no lee, que no aprende, que no sabe…

Pero la inquietud está sembrada en la mente de Montag, según manifiesta otro de los asistentes. Montag está leyendo en su casa mientras los bombarderos cruzaban y cruzaban el cielo sin descansar un minuto ante una guerra inminente. ¿Por qué nadie habla de eso? Quizá los libros nos saquen un poco de esta oscuridad. Pero Montag se da cuenta que no sabe interpretar lo que dicen los libros. ¿Dónde conseguiré  ayuda- se pregunta- dónde encontraré un maestro a esta altura de las cosas? Cerró los ojos y recordó que un año antes, en el parque, había conocido a un viejo profesor de literatura llamado Faber que le había escrito su dirección en un trozo de papel. Fue a verlo con la intención de  pedirle ayuda para que le enseñase a comprender lo que leía y saber defenderse ante los argumentos que le daba su capitán. No tengo a nadie a quien acudir, le dice.  Faber, aficionado a la electrónica, le entrega un pequeño aparatito parecido a una radio-caracol para que se lo colocase en la oreja al mismo tiempo que él se ponía otro similar. Los dos oirían las palabras que decía el otro. Vaya al cuartel cuando sea la hora. Escucharemos juntos al capitán Beatty, le dijo.

Al recibirse, como muchas noches, una llamada en el cuartel de bomberos, el capitán Beatty, sus hombres y el Sabueso Mecánico salen para cumplir su misión, pero esta vez se dirigen a la casa de Mildred y Montag. Para alguno de los participantes en la tertulia les resultaba inconcebible que fuese Mildred la que hubiese llamado para denunciar que había libros en su casa (lo que fue ratificado por Beatty ante la pregunta de Montag) y también hubo diferentes opiniones del por qué de la agresión mortal de Montag a su capitán, ya que para unos fue la humillación a la que frecuentemente tenía sometido a Montag  (agravada en este caso por la orden del capitán de que quemase él solo su propia casa y luego se presentase arrestado) y para otros la amenaza del capitán de buscar y matar a quien le había proporcionado la radio-caracol que se le cayó a Montag del oído y que fue recogida por Beatty. Al único lugar hacia donde podía dirigirse Montag era a casa de Faber ya que la policía lo estaba buscando según oyó por su radio Caracol. Al mismo tiempo los aparatos informaban de que se había declarado la guerra.

Faber aconseja a Montag que se dirija hacia el río y las viejas vías del tren donde hay campamentos de vagabundos formados por viejos graduados de Harvard, escritores o profesores. Nos pareció muy original la solución que toman ambos para evitar que el Sabueso Mecánico detecte, tanto el olor de Montag como el de su estancia en la casa. La llegada a las vías de ferrocarril supone el contactar con Granger, responsable de este grupo de intelectuales, que le explica que cada uno ha memorizado un libro. “Aquí está Aristófanes, Gandhi, Buda, Lincoln… Somos quemadores de libros también. Los leemos y los quemamos, temiendo que los descubran. Somos vagabundos por fuera y bibliotecas por dentro.” En otro momento le comenta: “¡Qué pena que la guerra sea nuestra única alternativa a cambiar esta sociedad!”.

Alguien quiso leer este texto con el que interpretaba un final esperanzador: “Ya pasó la guerra- dijo una voz-. Los pájaros que habían huido rápidamente volvían ahora a los árboles. Granger miró al fuego preparado para la comida mientras decía: Había un tonto y condenado pájaro antes de Cristo llamado Fénix. Cada tantos centenares de años construía una pira y se arrojaba a las llamas. Debió de haber sido primo hermano del hombre. Pero cada vez que se quemaba así mismo, surgía intacto de las cenizas, volvía a nacer. Y parece ahora como si estuviésemos haciendo lo mismo, una y otra vez; pero sabemos algo que Fénix nunca supo. Sabemos qué tonterías hemos hecho en estos últimos mil años, y mientras no lo olvidemos, es posible que un día dejemos de preparar la pira funeraria y de saltar a ella. En cada generación seremos unos pocos más para recordar.”

Un grandísimo libro para la mayoría de los asistentes, con final abierto para unos y esperanzador para otros, que asusta por sus premoniciones al estar escrito en 1953.

Postfacio: Cinco pequeños brincos y luego un gran salto. Cinco petardos y luego una explosión. Eso describe poco más o menos la génesis de Fharenheit 451, según nos dice Ray Bradbury. Los cinco cuentos cortos que fue escribiendo durante dos o tres años fueron “Bonfire”, “Bright Phoenix”, “The Exiles”, “Usher II” y “El Peatón”, que se convirtió en “The Fireman”. De personajes e ideas de estos cuentos cortos sale Fharenheit 451. Pero lo más original es que nadie apostaba por esta novela salvo un joven editor de Chicago, escaso de dinero, pero visionario, que le pagó lo que tenía: cuatrocientos cincuenta dólares. Fharenheit 451 se publicaría por partes en la revista que estaba a punto de publicar en el año 1953: Playboy.

Próximo libro: “ Caída y auge de Reginald Perrin”  David Nobbs 

Fecha: 17 de mayo Hora: 20 h. Lugar: Hotel “Torremar” de Torre del Mar

Las manos de mi madre -Lola Valle

Las manos de mi madre -Lola Valle

Fecha: 21 de junio                                                 Hora: 20

Lugar: Hotel “Torremar” de Torre del Mar

Resumen del libro

La autora escapa, palabra arriba, hacia su propio pasado. Este es, sobre otros, el misterio de la fragilidad de las imágenes y aromas que colman sus relatos. “No viste madre que cuando me llamabas de madrugada, yo ya estaba despierta y que con una linterna alumbraba un libro. Quería leerlo antes de devolverlo al bibliobús. ¿No escuchaste el solitario mundo de mis sueños?

El mundo interior de Lola celebra el efímero fulgor de los instantes. Contempla la vida mientras se agranda el silencio. “Hundía sus nudillos en la lana, sus manos se movían diestras hasta emparejar el viejo colchón y cubrirlo con las sábanas de lienzo, muy blancas y muy bien remendadas”.

Amor y memoria. Instantes. Alegría y amargor, todo, a corazón abierto.

Resumen de la sesión

Hermoso final para el Club de Lectura del Curso 2017/18. Hermoso, porque hemos analizado un libro que, sobre todo, trata de sentimientos; escrito con mucho corazón y desde muy adentro, como decía uno de los contertulios. Y además con la presencia de su autora con la que pudimos profundizar en los motivos que la llevaron a escribirlo y tocar muchos otros temas.

Surge la primera pregunta: ¿Cómo decidiste a escribir este libro? “Lo empecé a escribir durante los tres últimos años de vida de mi madre. Tres o cuatro últimos años en los que yo estaba mucho tiempo con ella. Mi madre nunca perdió la memoria y de quien más hablaba era de su madre, aunque perdiese a una hija, de su madre y de las palizas que recibía de su marido: – Y que me acuerdo de lo malo que fue mi padre con mi madre y de lo que hizo sufrir mi padre a mi madre. Y de la vida de sacrificio que llevó mi madre -. Ella no ha dejado de hablar de todas estas cosas y de hablar mucho. Era muy habladora y acaparaba todas las reuniones. Empecé a escribirlo en esa época no pensando en publicarlo sino con la intención de curarme. Eran muchas horas con ella y necesitaba expresarme. Los libros eran mi espacio íntimo y lo siguen siendo: –No viste madre que cuando me llamabas de madrugada, yo ya estaba despierta y que con una linterna alumbraba un libro. Quería leerlo antes de devolverlo al bibliobús. ¿No escuchaste el solitario mundo de mis sueños? -. Por ello me alegra la existencia de los Clubs de Lectura. Creo que es un regalo que nos hacemos las personas que participamos en ellos, pues disfrutamos de la lectura y, además al compartirlo, se disfruta mucho más por lo que aprendemos en el intercambio de opiniones.”

Fue, como se comprobará en este análisis, una tarde donde nos sentimos, autora y asistentes a la tertulia, muy compenetrados y a gusto ya que nos vimos, muchos de nosotros, muy reflejados en la temática.

El libro – manifestaba uno de los asistentes – es una muestra de lo que ha sido siempre el trabajo de las madres en las casas, sin parar desde el alba al anochecer: cocinar, lavar, tender, planchar, coser, comprar, blanquear… Y, casi sin darse cuenta, sin tiempo para dar ese beso o abrazo que están esperando, anhelantes, los hijos: – ¿No viste madre que quería un abrazo que aliviaran mis torpes manos?Me veo niña: delgadita, enclenque, mirándote. ¿Esperaba yo un beso, mamá? Me regañabas: ¡Qué haces ahí pará Loli! ¡Corre a por un cubo de agua! ¡No estás nunca en ná!. O también se puede considerar como homenaje al trabajo no  reconocido en demasiados casos, de nuestras madres.  No creo que haya que hacer un análisis exhaustivo del libro, manifestó alguien. Simplemente necesitabas hacer ese  homenaje y lo has hecho; necesitabas expresarte y lo has hecho muy bien. Todos coincidimos en que es un libro ameno, muy fácil de entender y muy oportuno. ¿Por qué? Porque estamos en un momento cultural de la Humanidad en la que estamos reivindicando que las mujeres lo hacéis todo y sin reconocimiento. Efectivamente las manos de nuestra madre son las que hacen todas las tareas y eso es universal. Ésta, la universalidad, era una de las preocupaciones de Lola al escribir el libro. “No comparto que el libro sea solo para gente de  la Axarquía o para personas de cincuenta o sesenta años. Creo, y a lo mejor sobrevaloro esta escritura mía, que es más universal. El libro ha llegado a otros lugares que no es Málaga y a gente joven, y me han llamado diciéndome que el libro les ha emocionado. Como profesora de Lengua y Literatura, yo siempre busco lo universal. Quiero ver que esa niña que no recibe un beso o un abrazo, es una niña de cualquier país, de cualquier lugar. Sea una madre analfabeta o trabajando todo el día en una oficina y  que al llegar a la casa no le da un beso a su hija. En el libro hay costumbrismo, pero también hay sentimientos del ser humano de cualquier época. A mí me gustaría, como profesora de Literatura, que se buscara esa pista en el libro.”

Y continuaron las opiniones. Me parece un libro valiente, de recuerdos, de sacar cosas que se tienen dentro. Y al hablar de valentía lo digo porque pienso que no es fácil contarle a los demás lo que hemos sufrido. El transmitir alegrías gusta y apetece, pero reconocer públicamente que en aquel momento tú estabas falta de los besos o abrazos de tu madre o de la existencia de malos tratos dentro de la familia, para mí es una muestra de valentía. “Ya que hablas de valentía, te diré que yo fui escribiéndolo y sí tuve la valentía de ir enseñándolo a los compañeros del Instituto donde trabajaba. Lo que escribía se fue pasando de unos compañeros a otros. ¿Y no vas a escribir más?, me decían. A partir de entonces inauguré una cosa que hasta entonces no había hecho: compartir mi escritura. Pero no hay que olvidar que aunque estos relatos son reales, no deja de ser una creación literaria. Por otro lado es fácil de leer porque está escrito para que mi madre lo entendiera. Yo no tenía la intención de publicarlo pero le leía a mi madre algunas de las cosas que tenía escritas y me decía que le daba tristeza y alegría a la vez. Y me decía: ¿La gente no va a leer esto de mí? Por ello, después de su fallecimiento decidí publicarlo”.

Y salió la pregunta de la portada del libro. “Unas compañeras mías querían conocer Lagos (nuestro Macondo como decía una amiga mía), – Lagos, en el año 68, era una parada de la Alsina Graells en la carretera Málaga-Almería, tres molinos de aceite, el cortijo Panchela, un maestro de escuela, una maestra de escuela y una población casi sin alfabetizar… cuatro tiendas, un estanco, Olivos. Algo de huerta. Pitas y chumberas. La molineta. Y un bibliobús.– y también conocer a mi madre. Hicieron una serie de fotos y entre ellas la de las manos que yo elegí posteriormente para que fuera la portada del libro. Era un día gris y decía una de mis compañeras que ese era el color de la memoria.”

Comentarios favorables por la recuperación de palabras que eran de uso cotidiano en aquella época pero desconocidas para los asistentes a la tertulia más jóvenes: percodío, el azulín, tilín, lebrillo, el cumplir, rebalaje… El recuerdo de muchas de las “ceremonias” olvidadas ya en las casas, sobre todo en las ciudades o por estar superadas en el tiempo: hacer jabón, la muerte del gallo, el hacer roscos, el ir a por la leche al cabrero y su hervor posterior para evitar las fiebres malta, los blanqueos periódicos, sanjuanear

¿Tú te sentías feliz? le preguntan a Lola. “Yo siento la escasez. Es un rasgo de mi carácter: aprovechamiento del aceite, del agua, el control del gasto de la luz… Mucho trabajo durante todo el día. No hay que olvidar que en  mí hay dos yoes: la niña y la adulta. Cuando yo me sentaba a escribir, ya adulta, la niña volvía a mí. No me he instalado en ningún momento en el victimismo y he tenido una gran maestra en mi madre que reía como nadie. Yo también río, pero hay en mí cierta falta amorosa que mi madre recordaba en los últimos años cuando estábamos más tiempo juntas – debido a tanto trabajo y las atenciones que demandaba tu hermana enferma – y dedicarse más a los hijos de mi hermana cuando ésta falleció. No juzgo ese tiempo. Es mi homenaje a Ana que casi no tenía tiempo para sentir. Era un tiempo en el que todo lo accesorio no existía. ¿Una infancia feliz?, pues no. A mí me gustaba leer y no tenía libros; quería una guitarra y como había que venir a Torre del Mar a dar clase, no podía ser; miraba a los flotadores de colores que tenían otras niñas o las gafas de bucear, mientras yo me bañaba con una rueda de camión…Tuve esas frustraciones y todo ello  influye en el carácter.

Y llama la atención entre los asistentes el hecho de que en medio de tanta estrechez como teníais, se respira en el libro la generosidad: comprar en todas las tiendas para poder ayudar a todos, la ayuda a Sofiíca y a Joseico o las puertas siempre abiertas para cuando llegase Federico… Y Lola nos recuerda el miedo y el rechazo por su fuerte olor que le producía, de niña,  la llegada de Sofiíca.

Hablamos de muchas más cosas. De la importancia y el mérito de estudiar en una época, los años 80, donde todavía se respiraba el atraso en la Axarquía, de cómo los que hemos vivido en pueblos pequeñitos nos hemos visto reflejados en estos relatos, de la reivindicación de que pueblos pequeños como Lagos (806 habitantes) y una población muy diseminada, también necesitan tener vida, de la importancia de escribir este tipo de documentos porque nos dicen quiénes somos y de dónde venimos, de los cambios favorables habidos en nuestra sociedad, de la importancia de reivindicar nuestros orígenes…

Quien ha escrito estos relatos de “Las manos de mi madre”  es Lola, la hija de Fernando y Ana. Una persona sin currículum que lo que tiene es necesidad de amor. Así lo dice ella, y así lo transcribo. Gracias, Lola, por este libro y por habernos permitido disfrutar de este momento. Felicidades, Lola, por la forma de cómo nos has hecho llegar tus sentimientos.

Por último Lola nos hizo una recomendación, la lectura del libro “El lugar” de la escritora francesa Annie Ernaux en la misma línea de “Las manos de mi madre” y un regalo: nos leyó el último relato de su libro, titulado Fregar platos. Después, tanto ella como nosotros empezamos a sanjuanear. Final del Curso 2017/18. Feliz verano.

0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

Próximo libro: “Las hijas del capitán”              Autora: María Dueñas

Fecha: 18 de octubre.                                         Hora: 20h.

Lugar: Ático del Hotel “Torremar” de Torre del Mar

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
error: Content is protected !!