Un emotivo homenaje a  Merchi (Yerma)

Un emotivo homenaje a Merchi (Yerma)

Como acertadamente dijo Antonio Serralvo, en su magnífica y sencilla semblanza, mucha gente creía que Yerma era el nombre de Mercedes Fernández Gil, en el  acto de homenaje  de la SAC -Sociedad de Amigos de la Cultura- a la socia de Honor de 2019, Merchi, y la librería Yerma, como poeta referente de la conquista de nuestras libertades y espacio abierto a otras perspectivas de colaboración solidaria, y que un centenar y medio de personas amigas y familiares  celebraron ayer viernes día 28, (casualmente coincidiendo con el día del orgullo homosexual)  a las 9 de la noche, en el salón del Exilio del Palacio Beniel, de Vélez Málaga,.

Hay que mover el interior del alma para encontrar la verdad de la vida, pero callamos los gestos más nobles con miles de pantomimas, y erosionamos los gentiles pasos, marchando con frenética inconsciencia. Pensamos que nuestra estancia en la Tierra va a ser eterna, malgastamos los buenos momentos con la prisa, sin escuchar la voz de auxilio que –encerrada bajo siete llaves- clama, aterida, ser ella misma.       –decía en un poema Merchi-

Antonio Serralvo destacó el compromiso intelectual y personal de Merchi como librera amiga de la cultura en los años 70 y 80, aquellos tiempos difíciles de los últimos años de la dictadura y la transición, y su actitud jovial y creatividad poética. Que corroboraron sus dos excepcionales ahijados jóvenes poetas Pablo y Paula cuando leyeron sus sinceros y entrañables poemas de gratitud, muy aplaudidos.

Caminemos, amiga, tú ganas. En cada cielo radiante, en cada rostro bondadoso, en cada flor hermosa, tu luz cambia todas las cosas. El zumbido del viento, bailando entre las copas de los árboles, es una música excelente, alegría para todas las estaciones, gozo para toda la eternidad. Rebosa, amiga, de dulces sueños, de salud y de un aliento sosegado…La bondad en la entrega crea amor.           Merchi

Finalmente, en el patio Beniel se sirvió un catering, tras la asamblea general que ratificó la memoria y balance económico del curso, felicitándose por la defensa del convento de Las Claras y los magnolios de la plaza de las Carmelitas, y la continuidad durante este verano de las visitas guiadas a la exposición reivindicativa de los yacimientos fenicios en la Azucarera de Torre del Mar. 

Presentación del libro “Mis crónicas de montaña” de Lola Valle

Presentación del libro “Mis crónicas de montaña” de Lola Valle

Ayer, dentro de las actividades de la SAC, tuvo lugar la presentación del libro “Mis crónicas de montaña” de Lola Valle, en el Aula Magna del palacio de Beniel en Vélez-Málaga.

Lola nos cuenta en su libro las sensaciones, los sentimientos, que los recorridos por la montaña le han inspirado. No es pues un libro de rutas al uso. Que nadie pretenda sacar de estos relatos indicaciones para seguir las veredas andadas, descripciones detalladas que guíen los pasos físicos del caminante para evitar pérdidas. Los lugares por donde se transita no tienen importancia aquí, salvo cuando unas flores, un roquedo, un añoso árbol, sintoniza o sugiere sensaciones a la autora: “Miro a mi derecha y me habla un ramo de lirios agazapados entre las piedras”, “Lloro porque me encuentro endeble y he llegado hasta este lugar donde no encuentro más que piedras silentes”. Los ha llamado Crónicas de la montaña porque ha sido en la montaña, en esos precisos recorridos con los que las titula, donde ha tenido esas vivencias, esas experiencias, esas sensaciones. La montaña le une a la Naturaleza y en ella encuentra sentido, orientación para su vida diaria. Pero si esos mismos sentimientos hubiesen surgido en paseos por la playa estaríamos ante unas Crónicas del mar.

A Lola la montaña le habla directamente a su corazón, a su alma. Lola se abre a ella, le cuenta sus sentimientos, sus estados de ánimo; y los umbrosos bosques, los pedregosos lapiaces, las empinadas cuestas, los verdes prados, los cantarines arroyos…, atravesados en la caminata le van transmitiendo esa paz, esa protección, ese sosiego, ese consuelo que busca y necesita.

En estas Crónicas nos enseña a mirar la montaña como ella lo hace, con los ojos del corazón. A trascender de los rasgos físicos que la montaña muestra en un determinado sendero para permitir que ese entorno module el estado de ánimo del caminante, penetre dentro de él y vaya produciendo sensaciones, generalmente placenteras, de paz, sosiego, calma, equilibrio, que nos ayudarán a afrontar el ajetreo de la vida diaria.

Muchas gracias, Lola, por enseñarnos esa particular relación que tienes con la montaña.

Sobre mi autonomía al vivir

Sobre mi autonomía al vivir

Café Filosófico en Vélez-Málaga 10.8

17 de mayo de 2019, cafetería Bentomiz, 17:30 horas

            Sin duda, a lo largo de cada día gozamos de momentos unos más lúcidos que otros… Cada uno de nosotros aprecia, a lo largo de su diario vivir, ese momento en que todo es más suave y permeable, las decisiones son más fáciles, cuando el problema del día anterior deja de ser problema… Tan sólo se requiere estar atento y no dejarlo pasar, sus claridades y sus aportaciones… Hay a quien le viene al despertarse, o al acostarse, después de una comida, de madrugada, de un modo más o menos súbito… Pero siempre, a decir de los participantes, se da una desconexión, un aislamiento, un paréntesis respecto a la actividad cotidiana, cuando es posible una descarga del exterior y una penetración más en lo hondo de uno mismo. Esta lucidez que necesitamos y que nos hace más plenamente seres humanos está ahí siempre, pero no siempre con nosotros… Así que es preciso estar atentos a nosotros mismos, muy conscientemente… Y este principio del Café filosófico del mes de mayo entrelazó sus manos con el final. Ya veréis, ahora.

            ¿Hasta qué punto mi vida es mía? Porque la experiencia suele ser la contraria, que yo ya no sé si soy yo, de tanto que me rodea y me atenaza. La sociedad, la cultura, la biología, el tiempo… ¿Hasta qué punto es mío lo que digo, lo que hago, lo que pienso, lo que siento? ¿Yo soy yo? Y el grupo se adentró en una de las paradojas que peor se lleva cuando vivimos en este mundo humano nuestro. ¿Pero tan mío? La salida a esta extrañeza –nuestra mirada de soslayo, pues me creo y no me creo que mi vida sea mía– puede venir de la mano, como en otras ocasiones ha venido, de la distinción estoica de Epicteto: aclararnos acerca de lo que depende y lo que no depende de nosotros. Pero ahí sigue habiendo una dificultad en la práctica, una corriente de inseguridad arrastrándose por el fondo del río que nos lleva. Un obstáculo que los participantes comprendían muy claramente: ¿cómo sé yo que algo depende de mí, que algo que no depende de mí, efectivamente no depende de mí? Fenomenológicamente, esto es un problema inmenso. Puede que no sea una dificultad en el ámbito de la necesidad lógica o metafísica, pero, ¿y en el ámbito de la contingencia, en que se desarrolla la vida humana, que puede ser y puede no ser?

            Se sucedían los vaivenes… Somos y no somos… Podemos y no podemos… Hasta el momento en que un participante nos regaló un momento de lucidez, a raíz de su experiencia vital. ¿Cuándo pudo, él mismo, salir de su precaria situación personal? Cuando fue consciente… Y este “ser consciente” fue rápidamente puesto a prueba por los asistentes… Ejemplos y muy pocos contraejemplos… Porque, incluso, si yo elijo ser inconsciente, esto lo hago conscientemente… ¿Es posible salir de este bucle de la consciencia, de la autoconciencia? Es muy posible que no, pues radica en lo propio del ser humano, nuestra cualidad más humana. De ahí le viene su tremenda potencia al Cógito cartesiano: mientras soy consciente, no puedo dejar de ser…, algo que es,  consciente de sí. De modo que si te empantana la duda, en este caso, sobre si tu vida es tuya o no lo es, “pásalo por ti”. Hagas lo que vayas a hacer o lo que tengas que hacer, decir, pensar…, pásalo por ti. ¿Has tomado conciencia, has puesto consciencia en ello? Puede que no venga de ti, el origen de lo que haces, dices, piensas…, pero si conscientemente tú lo haces tuyo, vendrá de ti, como acción,  dicción o pensamiento propio. Si de suyo es asumido como tuyo, ya no hay paradoja, ni dificultad, ni angustia… Yo conscientemente decido si sigo o me paro, si acuerdo o desacuerdo…

            Sí, claro, pero, y en esto, ¿no puedo engañarme también, pensando que soy consciente y no lo soy? Muchas veces me ha pasado que así me lo parecía y así me desperté…, un sueño autocomplaciente… un pobre ingenuo… Y aquí hay que pararse a reflexionar muy tranquilamente, y muy lúcida la mente: una cosa es segura, ahora soy más consciente que antes. Puedo verlo en negativo, y concluir que nunca puedo estar seguro del todo. Puedo verlo en positivo: cada vez soy más capaz de vivir conscientemente. ¿Y si hubiera que hablar de una evolución de la conciencia? Grados sucesivos de consciencia. Niveles de conciencia cada vez más lúcidos, más maduros. Es decir, que puedo desarrollar mi capacidad de ser consciente. ¿Y cómo se desarrollaría? Siendo más y más consciente. Practicándolo. Tratando de ser lo más consciente de que sea capaz en cada acto de ver, sentir, pensar… Siendo consciente se es uno mismo cada vez más consciente. Y luego, vuelve la vista atrás… ¿Eres más consciente? Sin duda, pues te das cuenta. Pues bien, si yo soy más consciente, en la misma medida, soy más libre y estoy más disponible para el mundo y para mí mismo, para no perderme nada, para desplegar todas mis posibilidades.

Del color de la leche – Nell Leyshon

Del color de la leche – Nell Leyshon

Fecha: 23 de Mayo Hora: 20:00 Hotel de Torre del Mar

Resumen del libro

Elias Canetti escribió que en las escasas ocasiones en que las personas logran liberarse de las cadenas que las atan suelen, inmediatamente después, quedar sujetas a otras nuevas. Mary, una niña de quince años que vive con su familia en una granja de la Inglaterra rural de 1830, tiene el pelo del color de la leche y nació con un defecto físico en una pierna, pero logra escapar momentáneamente de su condena familiar cuando es enviada a trabajar como criada para cuidar a la mujer del vicario, que está enferma. Entonces, tiene la oportunidad de aprender a leer y escribir, de dejar de ver «sólo un montón de rayas negras» en los libros. Sin embargo, conforme deja el mundo de las sombras, descubre que las luces pueden resultar incluso más cegadoras, por eso, a Mary sólo le queda el poder de contar su historia para tratar de encontrar sosiego en la palabra escrita. En “Del color de la leche”, Nell Leyshon ha recreado con una belleza trágica un microcosmos apabullante, poblado de personajes como el padre de Mary, que maldice a la vida por no darle hijos varones; el abuelo, que se finge enfermo para ver a su querida Mary una vez más; Edna, la criada del vicario que guarda tres sudarios bajo la cama, uno para ella, y los otros para un marido y un hijo que no tiene; todo ello, enmarcado por un entorno bucólico que fluye al compás de las estaciones y las labores de la granja, que cobra vida con una inocencia desgarradora gracias al empeño de Mary de dejar un testimonio escrito del destino adquirido, al cual ya no tiene la posibilidad de renunciar. «”Del color de la leche” es un libro escrito con la urgencia palpitante de un pequeño clásico, pequeño por lo compacto y concentrado de su universo y una historia poderosa que desciende al bajo fondo de una vida que se disolvió en la escritura y que sólo puede recobrarse en el silencio de nuestra lectura. Un silencio largo, estremecido, y lleno de rabia. Pero también un silencio esperanzado y lleno de admiración».

Resumen de la sesión

Satisfacción plena por la elección de este libro entre los asistentes a la tertulia. Me ha gustado mucho la historia, pero más cómo está escrita, muy original y trabajada, transformándose la escritora como si lo hubiese escrito realmente una persona analfabeta pero con mucho sentimiento, comenta la primera de las participantes.

Llama la atención desde el principio la ausencia de mayúsculas en todo el texto, las frases son cortas, sencillas, y a medida que Mary – eme, a, erre, i griega – va aprendiendo a escribir, aparecen las comas, los signos de puntuación y las frases más largas. Una gran imaginación por parte de la autora.

Esta escritora le ha puesto un pulso potente, decía otra de las asistentes, No es una historia cualquiera, nos habla de un mundo hostil donde en la familia no existen lazos de ternura. El ambiente de la casa está controlado de manera absoluta por el padre que reniega constantemente de sus cuatro hijas porque hubiera deseado tener varones para que le ayudasen en las labores del campo. Mary es la menor de las cuatro hermanas, de cabellos blancos como la leche y una pierna defectuosa. La madre está completamente sometida al padre. En contraste, llama la atención la ternura del abuelo, especialmente por la relación con su nieta Mary, ya que ésta es la que más se preocupa por atender sus necesidades ya que está permanentemente inmovilizado en la cama o en una silla.

Dedicamos una parte importante de la tertulia a analizar a la protagonista, Mary. Llama la atención que en ese mundo tan duro en el que se desarrolla la historia, ella sea tan dulce, chocando, a su vez, con el final tan trágico. Me imaginaba que por el transcurso de los acontecimientos que narraba, algo iba a pasar pero no cómo ocurrió, decía otro de los asistentes. También destacamos la espontaneidad y naturalidad con que ella le habla a todo el mundo; es auténtica y dice todo tal como lo piensa. A veces ralla en el humor esa naturalidad, provocando sonrisas en el lector, al mismo tiempo que provoca llamadas de atención por parte de Edna, su compañera de trabajo en casa del Vicario, y por parte de éste.

Se resaltó la sensibilidad con que trataba Mary a la mujer del Vicario, enferma terminal, y que fue el motivo por el que llega a trabajar en esta casa, fruto de un acuerdo entre su padre y el Vicario. Ella valoraba especialmente el cariño que recibía de Mary deseando que la estuviese acompañando el mayor tiempo posible aunque abandonase otras tareas de la casa.

También se destacó el afán por  aprender a leer y escribir que muestra Mary en casa del Vicario, pero por otro lado este aprendizaje  le va a condicionar su destino y cambiar su carácter que de alegre y espontáneo se convierte en triste y asustadizo debido a los avatares que le ocurren.

Gustó cómo está escrito el libro, su estructura, siguiendo las cuatro estaciones del año así como la descripción de las faenas del campo en cada temporada y la afición del Vicario a dibujar las diferentes especies de pájaros que visitaban el lugar en cada estación. Este mismo argumento podría haberse desarrollado en diferentes lugares del mundo en esta época, ya que la privación de conocimientos según el nivel social que se tenía, la esclavitud, el machismo y los abusos, era lo habitual con los más desamparados en las diferentes sociedades de esta época.

Por último, sorprende al lector el lugar desde dónde Mary escribe esta historia, mostrándonos su orgullo por haber sido capaz de haber aprendido a leer y escribir así como de tomar una última decisión – durísima – que nos muestra cómo era ella de realista y pragmática.

Un libro cortito de extensión pero de enorme profundidad: “este es mi libro y estoy escribiéndolo con mi propia mano” nos dice. Este es el libro en el que Mary nos cuenta su historia que quiere que conozcamos

0-o-0-o-0-o-0

Próximo libro: “Retales” de Laura Martínez

Fecha: 27 de junio                                           Hora: 20h.

Lugar: “Hotel Torremar” de Torre del Mar                            

“La uruguaya” de Pedro Mairal y “Nosotros en la noche” de Kent Haruf

“La uruguaya” de Pedro Mairal y “Nosotros en la noche” de Kent Haruf

 Fecha: 25 de abril                                                   Hora: 20

Lugar: “Hotel Torremar”                                         Torre del Mar

Resúmenes de los libros

“Nosotros en la noche”

Louis Waters y Addie Moore llevan gran parte de su vida siendo vecinos en la apacible localidad de Holt, en Colorado. Ambos enviudaron hace años y acaban de franquear las puertas de la vejez, por lo que no han tenido más opción que acostumbrarse a estar solos, sobre todo en las horas más difíciles, después del anochecer. Pero Addie no está dispuesta a conformarse. De la forma más natural, decide hacer una inesperada visita a su vecino: «Me preguntaba si vendrías a pasar las noches conmigo. Y hablar…». Ante tan sorprendente propuesta, Louis no puede hacer otra cosa que acceder. Al principio se sienten extraños, pero noche tras noche van conociéndose de nuevo: hablan de su juventud y sus matrimonios, de sus esperanzas pasadas y sus miedos presentes, de sus logros y errores. La intimidad entre ambos va creciendo y, a pesar de las habladurías de los vecinos y la incomprensión de sus propios hijos, vislumbran la posibilidad real de pasar juntos el resto de sus días.

“La uruguaya”

Lucas Pereyra, un escritor recién entrado en la cuarentena, viaja de Buenos Aires a Montevideo para recoger un dinero que le han mandado desde el extranjero y que no puede recibir en su país debido a las restricciones cambiarias. Casado y con un hijo, no atraviesa su mejor momento, pero la perspectiva de pasar un día en otro país en compañía de una joven amiga es suficiente para animarle un poco. Una vez en Uruguay, las cosas no terminan de salir tal como las había planeado, así que a Lucas no le quedará más remedio que afrontar la realidad.

Resumen de la sesión

Por primera vez comentábamos en el Club de lectura dos libros en la misma sesión y ha sido una experiencia positiva ya que hemos acertado con su selección plenamente y hemos sabido administrar los tiempos para su análisis. Los dos han gustado muchísimo.

En el caso de “Nosotros en la noche” pudimos comparar las dos versiones, literaria y cinematográfica, por parte de aquellos asistentes que han podido hacerlo y, como ocurre en la mayoría de los casos, el libro supera a la película, a pesar de que los protagonistas del film sean, nada más y nada menos, que Jane Fona y Robert Redford. Una vez que se conocía el argumento por parte de los asistentes (que también se puede repasar en el inicio de estos resúmenes), empezamos a dar nuestra opinión sobre  los numerosos temas que toca este pequeño, apenas ciento veinte páginas, pero muy  interesante libro.

En primer lugar se señala cómo la propuesta de Addie a Louis es una propuesta valiente con la que plantea luchar contra la soledad de ambos, pero también seguir dándole sentido a sus vidas compartiendo bellos momentos a través de la compañía que se podían dar el uno al otro. Aunque para ello van a tener que pagar un precio. Para otro de los asistentes, el libro tiene dos partes diferentes. Una positiva, en la que se nos cuenta cómo avanza la relación entre ellos, desde unos comienzos tímidos, a una relación de máxima confianza en la que la presencia de Jamie, el nieto de Addie, confiere a este trío la categoría de familia. Se resalta la generosidad que muestra Louis ante Addie en el trato que le da a su nieto. La segunda parte, negativa para este asistente, abarcaría la intromisión en esta relación de los vecinos del pueblo y la del padre de Jamie e hijo de Addie. Qué genial sería si la gente pudiese hacer lo que le da la gana sin tener que dar explicaciones a nadie ¿verdad? En nuestro análisis,debate asegurado. ¿Pueden o deben los hijos meterse en la vida de sus padres en casos como éste en el que ambos son viudos, tienen setenta años, con equilibrio emocional y que están ya de vuelta de todo? Para alguna de las asistentes hay mucha valentía en la propuesta inicial de Addie pero no lo considera así al tomar la decisión final. Nos planteamos si no es lo mismo que esa decisión frente a los hijos sea tomada por un padre que una madre. ¿Se pueden  generalizar las intromisiones de los hijos frente a los padres en decisiones de este tipo? ¿Influyen en casos como éstos el nivel cultural o las zonas donde habitan los protagonistas dentro de un país? Hubo respuestas en todos los sentidos, en los que algunos asistentes llegaron a comprender las causas que pudieran llevar a condicionar la decisión que toma Eddie, pero no a justificar el comportamiento de su hijo que para algunos fue tachado de egoísta, de falta de respeto hacia su madre e incluso veían dosis de maldad. También se señaló la influencia que la América interior y profunda (Estado de Colorado) pueda tener en los protagonistas de esta historia. Llegamos a la conclusión que según la edad y las circunstancias de cada persona se puede opinar de este tema de forma diferente. Y una curiosa pregunta final que planteó alguien: ¿Cómo reaccionaría un hombre de nuestra sociedad ante una propuesta similar a la que Addie le hace a Louis?

Añadir, por último, que este libro tiene una parte nostálgica. En 2014 los médicos diagnosticaron a Haruf pocos meses de vida. Aún estando enfermo, escribió esta novela y justo después de entregar a su editor las últimas correcciones, falleció. Nunca llegó a verla publicada y a conocer el éxito que ha tenido.

El segundo libro que comentamos, “La uruguaya”, también nos gustó mucho. Muy bien escrito, nos llamó la atención que es un monólogo intimista contado por su protagonista el escritor Lucas Pereyra y cuya historia transcurre en un solo día. Señalamos las dificultades en la interpretación de algunas frases en las que el autor, Pedro Mairal, emplea modismos argentinos y uruguayos, si bien se entienden en el contexto general de la historia que se relata. Es una obra difícil de contar por la profundidad de los argumentos en los hechos cómicos y tragicómicos que va analizando mientras nos cuenta su aventura. En realidad a quien se los va contando , a modo de confesión,  es a Catalina, su compañera y madre de su hijo Maiko, por lo que se puede poner en duda la fidelidad de lo que narra al estar condicionados por la persona a quien van dirigidos. En plena crisis de los 40 y con problemas económicos (está dependiendo la familia sólo de los ingresos de su pareja) y problemas  sentimentales, decide “tomar un poco de aire” escapándose a Montevideo con la excusa de cobrar un dinero que dos editoriales le van a anticipar por un libro que aún no ha escrito, pero que en realidad lo que busca es visitar a una amiga, Magalí Guerra, que conoció en un viaje anterior y con la que está obsesionado. Con su viaje a la otra orilla del Río de la Plata, quiere aparecer como un hombre libre y sin cargas, pero ya se encargará Guerra (como él la llamaba) de que él no es ese hombre de Montevideo, sino el hombre casado y con un hijo que vive al otro lado del río. El protagonista se desnuda reflexionando sobre la infidelidad, la culpa, el deseo, el engaño, de la fragilidad del amor y de las relaciones de pareja, de la toma de decisiones, de las contradicciones y de lo poco que conocemos a las personas que creemos conocer.

La novela, muy amena, se lee de un tirón haciéndonos recapacitar sobre numerosos temas con muchos de los cuales nos sentimos identificados. Y como no podía ser de otra manera, con un sorprendente final.

o-0-o-0-o-0-o-0

Próximo libro:”Retales”                           Autora: Laura Martínez Segorbe

Fecha: 27 de junio                                         Hora: 20

Lugar: “Hotel Torremar ”                              Torre del Mar

Fecha: 24 de abril                                   Hora: 20h.

Lugar: “Hotel Torremar” de Torre del Mar                            

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
error: Content is protected !!